[X]

Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar su experiencia de usuario y ofrecerle los mejores servicios.
Si continua navegando, consideramos que acepta su uso. Puede cambiar la configuración u obtener más información en nuestra Política de Cookies.


La directora del colegio público de La Fresneda aseguró que la mayoría de las familias han optado por matricular a sus hijos en el nuevo instituto de la localidad

Publicado el 06/06/2021
El tapin La directora del colegio público de La Fresneda aseguró que la mayoría de las familias han optado por matricular a sus hijos en el nuevo instituto de la localidad

La directora del colegio público de La Fresneda, Beatriz Suárez Álvarez, lleva en el cargo ocho cursos. Este año cuentan con 421 alumnos y tiene línea 3 en prácticamente todos los cursos, menos en dos de infantil. “Esto se debe al desdoble de algunos grupos, porque en ningún curso se sobrepasa la ratio superior a 20”, aseguró.

Suárez comentó que de cara al inicio del plazo de matriculación de nuevos alumnos y debido a las medidas sanitarias impuestas para prevenir los contagios, han optado por publicar toda la información sobre el centro en su página web, para las familias que estén interesadas y opten por este colegio para llevar a sus hijos. “Están llamando muchas familias, y este año se está dando una casuística que antes no sucedía y es que muchas familias que residen en La Fresneda optaban por llevar a sus hijos a colegios de Oviedo, donde realizaban toda la escolaridad completa, pero ahora como se va a abrir el instituto están llamando para confirmar que abra en septiembre y están optando por inscribirse aquí”, apuntó.

La directora comentó que hay dos aspectos donde se está notando la pandemia para el centro; por un lado, en el desarrollo del Plan de Contingencia que realizaron en septiembre y donde todo se realiza de forma escalonada, tanto en educación infantil como en primaria, todo se realiza con los grupos burbuja incluido el comedor. “Los edificios son estancos, ya que los alumnos de educación infantil no vienen a nada al edificio de primaria y viceversa. Solo viene el alumnado de infantil al comedor, pero entra por la puerta principal y va al comedor que está a la izquierda. Las entradas son todas escalonadas, en infantil cada tutora recoge a su grupo, porque ese alumnado está sin mascarilla, para que ni siquiera en la fila de la entrada se vean con otro grupo. Teníamos un solo turno de recreo y ahora tenemos tres en infantil y dos en primaria, el patio está sectorizado y cada clase ocupa siempre el mismo lugar, teniendo en cuenta que para todos hemos tenido que hacer dos previsiones una en días de sol y otra en días de lluvia, porque hay muy pocas zonas techadas”, explicó.

Suarez confesó que esa organización fue complicada al principio, pero está funcionando, “a todo el profesorado y a las familias les dijimos en septiembre que teníamos un plan de contingencia desarrollado, pero que ahora había que ponerlo en práctica y ver cómo funcionaba y lo hace muy bien”, apuntó. Además cada clase tiene su propio aseo y a mitad de mañana tienen unos tiempos marcados, para que todo el alumnado se lave las manos con agua y jabón y en los cambios de clase el profesorado se encarga de pedir a los niños que usen el gel para las manos.

El segundo aspecto al que afecta es la vida diaria del aula. “Hacíamos mucho trabajo colaborativo, por equipo y ahora hemos tomado otra medida desde principio de curso y es que las mesas en las clases no están organizadas por equipos, sino que mantienen las máximas distancias posibles, aunque el algún momento puntual se pueden juntar. Así minimizamos los contagios y de esta forma los casos que hubo a lo largo del curso sanidad nos ha confirmado que dentro del centro no se ha producido ningún contagio, que han sido todos en el entorno social y por eso consideramos que todas las medidas que se toman contribuyen a que esto no se haya producido”, destacó.

Otra de las cosas que sea visto afectadas es el desarrollo de todas las actividades de centro y con las familias, que se llevan a cabo durante todos los cursos. “Trimestralmente hacemos una actividad importante a nivel de centro con familias, que este año no hemos podido hacer, también desarrollamos cada trimestre varias actividades de manera conjunta todo el centro y este año no nos hemos podido juntas en el patio nunca. Lo hemos sustituido por las conexiones virtuales”, comentó.

Actividades como el Carnaval, que versó sobre el Día de La Mujer, se desarrolló de esta manera telemática, ya que la unidad de Orientación se caracterizaron de la bioquímica húngara, Katalin Karikó, y conectaron a través de las pizarras digitales con todo el centro mandando un mensaje a los estudiantes. “El objetivo era eliminar el miedo excesivo y el recelo al virus y se buscó la parte positiva y con el mensaje de Karikó se animaba a los alumnos a investigar sobre su vida y trayectoria como científica, ya que es considerada la madre de la vacuna, esto está relacionado con el proyecto STEAM que desarrolla el centro y cada clase de diferentes formas realizaron trabajos sobre ella”, explicó.

Como centro de Siero participaron en la iniciativa desarrollada por Parque Principado, en la decoración del Güevo Pinto, que va realizado con la pandemia, donde se refleja el año que han vivido para que los niños viesen la parte positiva, que han pasado de estar en sus casas y solo conectarse por Teams a estar todos juntos en el cole, con todas las medidas y han estado todo el curso. “Antes de la pandemia ya se trabajaba con las pizarras digitales en el centro y todas las aulas una vez a la semana acudían al aula Tic y a la biblioteca, la diferencia con este curso es que en el aula Tic y en esa sesión en vez de trabajar otras cosas, cada tutor creó un equipo de Teams con su grupo y se les va enseñando a manejar la plataforma. Además se usa para las reuniones con las familias, que asisten en gran número de manera digital. También a lo largo de la semana realizamos alguna actividad a través de la plataforma por si se produce algún confinamiento. Las familias han colaborado mucho desde el primer momento, porque teníamos un trato diario con ellos”, apuntó.

La directora comentó que desde el mes de mayo estuvo valorando la posibilidad de que se pudiera abrir una segunda entrada, que tiene el centro por la parte del edificio de educación infantil, para permitir que los alumnos entraran por diferentes puertas según el edificio al que se dirigieran, “en verano estuvimos preparando la entrada y hacía falta un timbre se lo solicitamos al Ayuntamiento y ya está instalado. Durante el curso se hicieron unos agujeros en una de las canchas y se solicitó la reparación, durante las vacaciones de Semana Santa se repararon”, afirmó. También cuentan con medidores de CO2 que les donó el Ayuntamiento de Siero, la Asociación de Madres y Padres y que el propio centro adquirió.

Suárez recordó que el alumnado de 6º está muy pendiente del avance de las obras del IES, porque son la primera promoción del nuevo centro, “están encantados de poder seguir estudiando en La Fresneda, es el primer año que acabar el cole no es tan triste, porque hasta ahora suponía en muchos casos separarse porque unos iban para el IES de Lugones, el de Llanera o a estudiar a Oviedo. Este año prácticamente todos optarán por seguir aqui", afirmó.