[X]

Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar su experiencia de usuario y ofrecerle los mejores servicios.
Si continua navegando, consideramos que acepta su uso. Puede cambiar la configuración u obtener más información en nuestra Política de Cookies.


Lugones celebró la misa del Encuentro por las fiestas de Santa Isabel sin procesión ni bendición a la embarazada

Publicado el 30/08/2020
El tapin Lugones celebró la misa del Encuentro por las fiestas de Santa Isabel sin procesión ni bendición a la embarazada

Los fieles de Lugones acudieron, el domingo 30 de agosto, a la Santa Misa realizada en la iglesia San Félix en honor a Santa Isabel, patrona de las fiestas que se hubieran celebrado en la localidad este fin de semana. Las imágenes de Santa Isabel y la Virgen María presidieron la celebración que fue oficiada por el párroco, Joaquín Manuel Serrano.

Este año debido a las medidas sanitarias impuestas por el Ministerio y la consejería de Sanidad para evitar los contagios por coronavirus, se tuvo que suspender la procesión del Encuentro entre las dos imágenes, que tenía lugar en el cruce de las calles Antonio Machado y La Iglesia. Además, tampoco se pudo bendecir a la embarazada, como ocurría en años anterior.

El sacerdote comentó que este año la celebración fue muy familiar, al contar con menos gente que en años anteriores por las restricciones de aforo en los templos, también quiso dar esperanzas a los asistentes y comentó que el año que viene esperan que se pueda recuperar la normalidad de la misa y la fiesta en la calle. Serrano en su homilía aseguró que en estos días de fiesta los curas se visten de blanco y azul, colores similares al escudo de Lugones, pero que también son los de Santa Isabel y la Virgen María.

En su discurso quiso recordar porque se celebran las fiestas de Santa Isabel, la de Nuestra Señora del Buen Suceso de El Carbayu y la de la Asunción en Viella, y es por el legado de nuestros antepasados y porque parten de la iglesia, “ahora nos vemos abocados a celebrar las fiestas de manera reducida por la pandemia, sin fiesta en la calle, sin procesiones y sin la bendición a la embaraza, pero tenemos que acordarnos y honrar a los que nos precedieron, porque estas fiestas parten de la iglesia y se celebran por ese aspecto espiritual, que algunos quieren olvidar, dejar de lado y reducir”, aseguró. El párroco también pidió a sus feligreses la aceptación y la empatía con el otro, que significa salir de uno mismo.