[X]

Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar su experiencia de usuario y ofrecerle los mejores servicios.
Si continua navegando, consideramos que acepta su uso. Puede cambiar la configuración u obtener más información en nuestra Política de Cookies.


El arzobispo de Oviedo, Jesús Sanz Montes, presidió la misa en la Capilla de Nuestra Señora del Buen Suceso de El Carbayu

Manolito El Pegu se mostró muy apenado, porque las fiestas son su vida

Publicado el 02/08/2020
El tapin El arzobispo de Oviedo, Jesús Sanz Montes, presidió la misa en la Capilla de Nuestra Señora del Buen Suceso de El Carbayu

Las fiestas de Nuestra Señora del Buen Suceso de El Carbayu se redujeron a la misa que tuvo lugar el domingo 2 de agosto en la capilla. La celebración fue presidida por el arzobispo de Oviedo, Jesús Sanz Montes, y lo hizo acompañado del párroco de Lugones, Joaquín Manuel Serrano y el de San Juan, Javier Suárez. A su llegada al Carbayu Sanz Montes tuvo la oportunidad de saludar al presidente de la Cofradía Nuestra Señora del Buen Suceso, Manolito El Pegu, que se mostró muy apenado por no haber podido celebrar como en años anteriores la fiesta. “Esto es mi vida, son muchos años celebrando las fiestas de manera ininterrumpida, después de que finalizará la guerra civil. Llevó 30 años como presidente y desde los años 60 formando parte de la directiva. Además, el año que viene no sabemos como será, porque esta crisis es sanitaria pero también económica, no sé si tendremos que volver a la gaita y el tambor y dejar de lado los grandes gastos. Tendremos que empezar de cero”, explicó.

En cuanto al Museo de la Romería, El Pegu aseguró que por el momento permanecerá cerrado, “es por el bien de todos, porque es un recinto cerrado y privado al que venían muchos grupos y sobre todo niños de los colegios y hay que prevenir los contagios”, destaco.

El arzobispo en su homilía aseguró que este año las fiestas son extrañas y no se podrán olvidar, también recordó que cuando llegó a Asturias como arzobispo fue invitado por el párroco Joaquín Manuel Serrano para presidir la misa en la capilla, pero esa vez sin una pandemia. “Por eso quiero recordar el deber de la prudencia y la colaboración de todos los ciudadanos de colaborar con la situación, para evitar la propagación de virus y los contagios que producen tanto sufrimiento a nivel sanitario, económico, laboral y familiar. Hay que acatar las medidas que son razonables, porque en ello nos va el poder sobrevivir”, apuntó.

Sanz Montes también quiso hablar de los políticos y en este caso del área de Educación, “este año es fundamental que seamos intermediarios y que no se nos desplace o delegue, porque algunos padres y madres tratan de que sus hijos siempre sean infantiles igual que los políticos para controlarlos, eso siempre está mal. Las leyes de Educación que se elaboran son extrañas, cuando deberían de cumplir un deber, porque educación significa acompañar no suplantar o desplazar a la verdadera educación”, criticó.