[X]

Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar su experiencia de usuario y ofrecerle los mejores servicios.
Si continua navegando, consideramos que acepta su uso. Puede cambiar la configuración u obtener más información en nuestra Política de Cookies.


La Asociación Acariciar con el Alma reclama al Ayuntamiento de Siero que retome su expediente para la construcción del centro de acogida para perros en Santa Marina

Rosana Martín: “Nuestra única intención es la de no molestar al vecindario y tener bien cuidados a los perros”

Publicado el 20/06/2020
El tapin La Asociación Acariciar con el Alma reclama al Ayuntamiento de Siero que retome su expediente para la construcción del centro de acogida para perros en Santa Marina La finca de Santa Marina, donde se quiere colocar el centro de acogida para los perros

La responsable de la Asociación Acariciar con el Alma, Rosana Martín, recordó que hace dos años compró un terreno en Santa Marina con el fin de convertirlo en un centro de acogida de perros de razas grandes, como pueden ser mastines y pastores de gran tamaño, “en este momento la adopción se centra en las grandes ciudades, donde hay algo más de conciencia animal y todo el mundo demanda perros pequeños y los que tenemos aquí tardan mucho en salir”, explicó.

Martín comentó que acudió al Ayuntamiento de Siero para asesorarse sobre el tipo de terreno que necesitaría para el centro de acogida, para no molestar a los vecinos y para cumplir con todos los requisitos, “colaboraba con varias protectoras en Asturias y una de ellas era de Siero y al presentarles mi idea sobre el centro de acogida, en esta finca, les gustó y empezamos a colaborar. Realizamos un rescate en el antiguo centro de recogida de Siero, el Xelán, los perros considero que allí no estaban en óptimas condiciones. Sacamos casi 30 animales y no pudimos traerlos a Siero, aunque ya contábamos con este terreno, pero fuimos dando palos de ciego según nos iban informando en el Ayuntamiento, porque considero que los Consistorios en cuanto al tema animal están muy perdidos y no saben por dónde tirar y cada persona con la que nos reuníamos nos daban informaciones diferentes, por lo que pedimos distintos permisos, que venían denegados y la cosa se iba prolongando y continuábamos en las instalaciones que nos habían cedido en Langreo. Después me uní a la protectora, donde estuve desde febrero a noviembre, lo dejé porque no casaban nuestras ideal y peleé por quedarme con los perros, por el apego que tenía por ellos ya que les había cuidado ese tiempo”, explicó.

Martín aseguró que hace algo más de un año se encontraron en el Ayuntamiento de Siero a una persona que mostró bastante empatía con ellos y con el tema animal, se juntaron varios técnicos y abogados y se marcó una directriz clara de hacía donde tenían que ir, que permisos tenían que pedir y como elaborar el proyecto. Pero ha ido pasando el tiempo, ya mucho más de un año y el expediente está paralizado en el Ayuntamiento. “No entendemos la lentitud si es por tema burocrático, parece ser que el tema estaba medio resuelto a nivel de papeleo y se ha paralizado no sabemos muy bien por qué, si hay oposición vecinal o cual es el motivo”, relató.

Martín recordó que en su día buscaron muchas alternativas para recoger allí a los perros, como realizar una gran construcción y entrar en la licitación del servicio de recogida de animales en el concejo y hacer un albergue dentro de Siero, ya que este servicio ahora no existe, “lo mejor sería contar con un albergue municipal, pero van pasando legislaturas y nunca se hace y pensamos hacer el servicio de recogida y que los animales se quedase aquí. Porque, aunque ahora estén en el centro de recogida La Ería en Llanes, no es positiva la distancia, porque una persona que pierda su perro tiene que desplazarse hasta allí y eso implica que si no tienen al perro con el chip se queda allí abandonado, ese es un gran hándicap. Por lo que preguntamos y nos interesábamos en conocer los criterios para encargarnos de ese servicio y cuando se corrió la voz por Santa Marina algunos vecinos realizaron una recogida de firmas para oponerse, protestaron en el Ayuntamiento y entendemos que este pudo ser el problema de la paralización”, comentó.

Martín aseguró que tienen muy definido el proyecto que van a desarrollar en la finca de Santa Marina, que es convertirla en un centro de acogida, en el expediente que está registrado en el Ayuntamiento el proyecto consiste en una construcción con techo, con jaulas independientes, con espacios cubiertos y espacios descubiertos para los animales y para que ellos puedan estar cobijadas y puedan atenderles en mejores condiciones y después el cierre perimetral de la finca, pero al no obtener respuesta de la administración en meses decidieron dejar las instalaciones de Langreo, porque no tenían sol ni nada de espacio allí y trasladar a los animales a Santa Marina.

Este traslado de los animales tuvo lugar el 28 de mayo, donde se realizaron obras menores en la finca que consistieron en colocar mallas hércules, para separar a los animales en dos zonas, hasta que se apruebe el expediente del Ayuntamiento. “Al día siguiente de colocar las mallas vino la Policía Local, por una denuncia vecinal y realizó un informe, ahora desde el Ayuntamiento nos mandan paralizar las obras, que ya están realizadas, porque lo único que queríamos hacer eran parques divisorios, que no tienen otro sentido que separar los animales sin que estén encadenados. Consultamos un abogado que nos dijo que incluso no era necesario pedir ningún tipo de licencia, sino una declaración responsable, no la hicimos en su momento porque temíamos que pasase lo que pasó y es que cuando el informe de la Policía llegó al Ayuntamiento, allí vieron que había un expediente abierto sobre la finca que está paralizado y no se molestaron en ver que es lo que hay pedido, porque esto es algo totalmente distinto y paralizaron la obras creyendo que son vinculadas a lo otro que se había solicitado”, explicó.

Ahora mismo el colectivo va a presentar un recurso, que meterán por registro y esperan su contestación, porque evidentemente las obras están hechas y no conocen la respuesta del Consistorio, “si se tienen que legalizar las obras con una licencia de obra menor o nos van a precintar las jaulas y tendremos que buscar otro lugar para los animales, o vale la declaración responsable solamente. Necesitaríamos también que los vecinos se calmasen, porque nuestros animales están sanos, alimentados y en perfectas condiciones, porque incluso vino hasta el Seprona. Los perros se van a quedar y nosotros estamos haciendo todas las cosas bien y nuestra única intención es la de no molestar al vecindario y tener bien cuidados a los perros”, destacó.