[X]

Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar su experiencia de usuario y ofrecerle los mejores servicios.
Si continua navegando, consideramos que acepta su uso. Puede cambiar la configuración u obtener más información en nuestra Política de Cookies.


Finalizadas las obras de renovación de la plaza Samoa de El Berrón

El proyecto contó con un presupuesto de 104.377 euros. El plazo de ejecución fue de tres meses

Publicado el 19/06/2020
El tapin Finalizadas las obras de renovación de la plaza Samoa de El Berrón

El alcalde de Siero, Ángel García, y el concejal de Infraestructuras Urbanas, Mantenimiento y Conservación de Inmuebles municipales y Medio Ambiente, Javier Rodríguez, visitaron, este mediodía, acompañados por técnicos municipales, la finalización de las obras de renovación de la plaza de El Samoa, en El Berrón. Los trabajos, con un plazo de ejecución de tres meses, contaron con un presupuesto de 104.377,27 euros.

Las obras consistieron en la renovación de acabados, saneamiento y alumbrado público de la plaza. Los trabajos, se han desarrollado sobre una superficie de 638 m2 y se ha actuado en tres áreas diferentes. En primer lugar, la zona donde se ubicaba la antigua plaza, donde se ejecutó un acabado de solera de hormigón antideslizante. En cuanto al mobiliario urbano y ajardinamiento, se instalaron bancos de madera y nuevas jardineras. La tercera zona, el cierre de la cubierta de acceso al garaje, se ha rematado con más bancos; que funcionan, junto con varios postes cilíndricos, como elementos de protección y adorno.

Durante la visita, el primer edil aseguró que, con este tipo de actuaciones, junto a otras proyectadas para este mandato, como la reforma de la conocida como la zona del Ferroviario, “se busca ganar espacios públicos para los ciudadanos en El Berrón, ir ganando espacios para el disfrute de las personas, de los niños, de los mayores”.

Desbloqueo urbanístico

Las obras de mejora de la plaza del Samoa han sido posibles gracias al desbloqueo, en 2019, de la situación urbanística que tenían los edificios, el hotel y bajos comerciales de  esta manzana, ubicada entre la avenida de Oviedo y las calles Samoa, Cabo Peñas y Rodrigo Muñoz Fernández. Antes de la resolución del conflicto, las viviendas carecían de licencia de uso y ocupación, el hotel no tenía licencia y el aparcamiento subterráneo no se podía utilizar.