[X]

Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar su experiencia de usuario y ofrecerle los mejores servicios.
Si continua navegando, consideramos que acepta su uso. Puede cambiar la configuración u obtener más información en nuestra Política de Cookies.


Los menores salen a pasear y cumplen a rajatabla las medidas sanitarias

Publicado el 26/04/2020
El tapin Los menores salen a pasear y cumplen a rajatabla las medidas sanitariasNatalia, Nahuel, Thiago y Paula

Los menores de Lugones tuvieron la oportunidad, el domingo 26 de abril, de salir a la calle tras más de 40 días de confinamiento, en sus domicilios tras declararse el estado de alarma. A partir de ahora, y si los resultados de la pandemia siguen siendo favorables, los menores de 14 años podrán seguir saliendo a la calle durante una hora al día a pasear, con uno de los adultos con los que viva, un juguete y hasta un kilómetro de distancia de su hogar. A pesar de la lluvia los niños y las niñas salieron a estirar las piernas y descubrir de nuevo su localidad, muchos lo hicieron con mascarilla y alguno con un juguete.

La lugonense Natalia salió con sus tres hijos, Paula, Nahuel y Thiago que a lo largo de este confinamiento estuvieron haciendo bizcochos, cocinando con su madre, haciendo gimnasia, fiestas y también algún que otra actividad que les mandaban desde el cole. “Lo que más nos gustaría es poder ver a nuestros abuelos, a los amigos y acudir a las actividades como el fútbol y el baile”, reconocieron.

Otra de las familias que salieron a la calle fueron Juanma acompañado de sus hijas Nerea y Daniela. Nerea estudia en el colegio Santa Bárbara y aseguró que estaba un poco nerviosa cuando se montó en el ascensor y reconoció que no se acordaba muy bien de atarse los playeros, pero con los sesenta minutos de paseo los miedos se fueron y comenzó a disfrutar del aire.

Nerea de cinco años paseó por Lugones con su padre Seve y además tuvo la oportunidad de poder ver a sus abuelos y su madrina por la ventana y hablar un rato con ellos, ya que viven en el kilómetro establecido por el decreto, “estudio en el Santa Bárbara y nos mandan hacer fichas, también bailo en casa porque voy a clases a Candelarte. Hoy me hubiera gustado sacar el patinete, pero llovía y no pudimos, así que estuvimos paseando”, comentó muy animada.

Marisol y su hija Marian salieron a pasear, “cogí a mi peluche Tigrín y le puse una mascarilla, pero seguro que mañana cambio de juguete. Al principio no sabía si iba a poder correr, porque sentía las piernas algo raras, pero a los pocos minutos ya pude hacerlo”, afirmó Marian.

Marcos y Adrián salieron con su madre Raquel a pasear por el Parque de La Paz, y reconocieron que echan de menos a los amigos y sobre todo el fútbol, ya que juegan en el UD Llanera. “Es muy raro ver todo cerrado y muy poca gente, además no hay ningún coche es muy extraño. Con los amigos hablamos por la consola y también hacemos deberes”, apuntaron. Adrián que está en 1º de ESO hace sus tareas por la mañana y Marcos que va a 4º de Primaria por la tarde, además iba a hacer este año la Primera Comunión, pero a causa de la crisis sanitaria del COVID-19 se han aplazado todas las celebraciones.

Desirée y su hija Valeria salieron por la tarde a dar un paseo por Lugones, “era necesario que los niños salieran porque fueron muchos días. Además, a través de Skype y las redes sociales mantiene el contacto con los amigos, aunque echa mucho de menos jugar en la Peatonal con ellos”, apuntó. Desirée además es propietaria de una peluquería en la calle Jose Tartiere de Lugones, que está cerrada por el estado de alarma y espera que esta situación se solucione y se ponga fin a la pandemia para poder ver a sus clientas y comenzar a trabajar.

Las hermanas Alma y Noa también salieron a la calle a disfrutar de la hora de paseo y lo hicieron con su balón y su patinete, “fue mi cumpleaños y lo iba a celebrar con los amigos, pero no pudo ser posible, pero cuando pase esto volveré a verlos y tengo ganas ya”, apuntó Alma. Daniela de dos años también salió a dar una vuelta con su madre y su patinete y disfrutar por la zona de Lugones en la que vive.