[X]

Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar su experiencia de usuario y ofrecerle los mejores servicios.
Si continua navegando, consideramos que acepta su uso. Puede cambiar la configuración u obtener más información en nuestra Política de Cookies.


Fernando Cuesta: “Estoy sobrepasado y fascinado con tanto cariño, yo sólo me limite a hacer mi trabajo como médico”

Publicado el 08/03/2020
El tapin Fernando Cuesta: “Estoy sobrepasado y fascinado con tanto cariño, yo sólo me limite a hacer mi trabajo como médico”

Un total de 150 pacientes del médico de familia del Centro de Salud de Pola de Siero, Fernando Cuesta, se reunieron el pasado sábado 7 de marzo en el Karting de Pola para realizarle un homenaje sorpresa por su jubilación este próximo mes de abril. Una de las promotoras fue Ana Peña, que aseguró que esta iniciativa surgió porque Cuesta lleva atendiendo a sus pacientes desde hace 34 años y era un modo de demostrarle el cariño, la dedicación, el esfuerzo y sobre todo su amistad, “Fernando no es sólo un médico que da recetas y listo, sino que es algo más se preocupa siempre te pregunta por la familia, se nota que le gusta su trabajo y es muy considerado”, destaco.

La idea es que se sumarán al homenaje el mayor número de pacientes y para ello usaron las redes sociales y después el boca a boca, que fue todo un éxito, ya que participaron 150 personas. Además, contaron con la música de los Ñerbatos y tras la cena se realizó la entrega de los regalos al médico que fueron: una placa conmemorativa con la que colaboró el Ayuntamiento de Siero, un libro de firmas hecho a mano, una postal y un viaje de dos días.

Fernando Cuesta lleva 34 años ofreciendo sus servicios como médico de familia en el Centro de Salud de Pola de Siero, la primera plaza que sacó por oposición fue para Infiesto y pidió el traslado a Madrid, estuvo en Barajas tres años y volvió para Infiesto. “Siempre que iba a Infiesto en coche desde Oviedo, pasaba por Pola de Siero y un día decidí pedir el traslado a Pola, porque me gustaba y llevó aquí 34 años, así que mi pensamiento era acertado”, comentó.

Cuesta comentó que Pola creció mucho en este tiempo pasando de ser un pueblo a una ciudad, “estoy sobrepasado y fascinado con este homenaje popular, yo sólo me limité a hacer mi trabajo y no creo que me lo merezca. Fueron muchas las personas, sobre todo esta semana, que han pasado por la consulta a despedirse de mí y a darme regalos, parecía aquello un funeral porque todo el mundo salía llorando. Ha sido increíble la cantidad de cariño que he recibido”, aseguró emocionado.