[X]

Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar su experiencia de usuario y ofrecerle los mejores servicios.
Si continua navegando, consideramos que acepta su uso. Puede cambiar la configuración u obtener más información en nuestra Política de Cookies.


Lieres se blinda contra el botellón

Publicado el 26/07/2019
El tapin Lieres se blinda contra el botellón

Este año con motivo de las Fiestas de la Salud en Lieres los días 2, 3, 4 y 5 de agosto un grupo de vecinos ha decidido solicitar al Ayuntamiento de Siero, igual que el año pasado, la toma de medidas antibotellón con el precintado del parque y edificio municipal de las antiguas escuelas, ubicados en el barrio de La Pedrera en Lieres y vigilancia por parte de la Policía Local para que se cumpla. También han pedido, igual que el año pasado que la Policía Local vigile que no se traslade el botellón a ningún otro parque o espacio público de la parroquia, y en tal caso se precinte igualmente y se desaloje si es que se trata de un espacio de propiedad municipal. El concejal de Seguridad Ciudadana del Ayuntamiento de Siero, Víctor Villa, se puso en contacto con los vecinos para confirmarles que va a ser atendida la solicitud y se van a adoptar medidas.

Los vecinos demanda que se controlen los accesos a la localidad esos días pues la inmensa mayoría de los participantes de esos botellones son jóvenes de otras localidades, en una buena parte menores de edad, que desembarcan en Lieres usando medios de transporte público y portando una ingente cantidad de garrafas con bebidas alcohólicas de todo tipo. “Estos jóvenes deben saber que no son bienvenidos a Lieres para estos menesteres y que haremos todo lo posible para que no campen a sus anchas y si no les importa la Fiesta de la Salud y lo que quieren es disfrutar con sus amigos de una tarde de alcohol que se den cita en el salón de la vivienda de sus padres y que estos les digan lo que deben hacer con la basura que generan y con las cosas que rompan”, sentenciaron.

Los residentes aseguraron que cuando algunas personas hablan de que el botellón no se soluciona con medidas coercitivas, sino que se trata de un problema educacional, “yo siempre les digo lo mismo, también la seguridad vial es una tema educacional pero al que no cumple con la misma se le aplica la sanción correspondiente y se aplican limitaciones de todo tipo para impedir los excesos, y desde luego que sirve, siendo una de la pocas medidas que tiene una efectividad contrastada. Aquí hablamos de un problema que surge de inicio en el consumo excesivo de alcohol por jóvenes que en su mayor parte son menores, pero que deriva en otros problemas consecuencia del anterior que se resumen simplemente en el concepto de barbarie y que engloba tanto la ingente cantidad de basura que generan, como los destrozos del patrimonio ajeno, trifulcas, peleas y riñas”, apuntó Isidro Fal uno de los vecinos.

Para intentar paliar esto, el año pasado, en apenas 2 días se recogieron un centenar de firmas que se presentaron al Ayuntamiento de Siero reclamando que se adoptaran estas medidas y consiguieron lograr que el Ayuntamiento tomara medidas, precintara el parque y antiguo colegio de La Pedrera y no hubiera destrozos por primera vez en los últimos 5 años. Este año piden lo mismo recordando, igual que lo hicieron el año pasado, la importancia de que se controle también que este botellón no se traslade a otros espacios públicos municipales, sobre los que se solicita que en tal caso se aplique la misma medida y se desaloje y precinte. “Al que venga esos días a la localidad con ganas de fiesta debe quedarle claro que la Fiesta de la Salud se celebra en el Prau Omeo y en los bares de la localidad, que ya pagan sus impuestos y licencias todo el año y que cuentan con los seguros y medidas necesarias para desarrollar este tipo de actividad”, explicaron.

Los antecedentes de este problema comienzan aproximadamente en el año 2014, desde cuando se fue produciendo un aumento gradual de botellón en Lieres coincidiendo con las fiesta de la Salud, cada año con peores consecuencias y generando no sólo la basura habitual de este tipo de concentraciones, sino además destrozos que cada año eran mayores. En el 2017 fue el peor momento y en los 3 días de fiesta hubo botellón en 2 de ellos generando graves destrozos al patrimonio municipal, las cristaleras de las antiguas escuelas y a las viviendas y vehículos de los vecinos colindantes al parque de La Pedrera, al lado de El Casino. Mientras que la fiesta de la Salud se celebraba en un prau a unos 700 metros de allí, los asistentes al botellón se daban cita en una fiesta paralela ilegal, en el parque municipal iluminado que hay en otra zona de la localidad. “Y decimos ilegal pues a día de hoy cualquiera que quiera organizar unas fiestas debe contar con los preceptivos permisos para la misma y delimitar el lugar donde se celebra, tener un seguro que cubra posibles daños, etc, y en los botellones eso no sucede. Si además tenemos en cuenta que es habitual la presencia de menores en este tipo de concentraciones y que en años anteriores eran habituales las discusiones, reyertas y altercados que terminaban con rotura de botellas, gritos y lloros de jóvenes con exceso de alcohol la combinación es aún peor”, denunciaron.

Con las medidas adoptadas el año pasado se empieza a poner freno a un problema que jamás había existido en la localidad y esperan poder revertirlo con la colaboración de las autoridades, de los vecinos y de los propios jóvenes que vienen participando en esos botellones y a los que se les invita a integrarse en la romería del prau para que esta fiesta típica asturiana vuelva a ser lo que era y todos la podamos celebrar y disfrutar en paz.