[X]

Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar su experiencia de usuario y ofrecerle los mejores servicios.
Si continua navegando, consideramos que acepta su uso. Puede cambiar la configuración u obtener más información en nuestra Política de Cookies.


La parroquia de San Pedro de Pola de Siero ha recaudado 110.000 euros en casi 5 meses para rehabilitar la iglesia

Esta cantidad es casi la mitad del presupuesto para las obras de la primera fase, cuyo presupuesto total asciende a 236.000 euros

Publicado el 23/08/2021
El tapin La parroquia de San Pedro de Pola de Siero ha recaudado 110.000 euros en casi 5 meses para rehabilitar la iglesiaSergio Santa y José Antonio Noval

Este año se creó por parte del consejo parroquial de la Unida Pastoral de Pola de Siero una comisión de obras, que está formada por 7 personas, para el seguimiento de la rehabilitación de la iglesia de San Pedro en Pola de Siero. “Este órgano tiene la labor de asesorar y de intentar llegar a acuerdos. La cuestión es rehabilitar el templo que en 2018 ya se valoró la necesidad de realizar alguna reforma, pero fue este año con el temporal Filomena cuando se pasaron a ser una urgencia a una necesidad”, explicó uno de los miembros de la comisión, José Antonio Noval.

En esa época se produjo un desprendimiento en una de las torres y la Policía Local tuvo que precintar la zona, para que los vecinos no circularan por ella. Fue en ese momento, cuando el mismo arquitecto que realizó el estudio en 2018 efectuó una nueva revisión y vio la urgencia. La primera vez que se reunió la comisión de obras fue el 13 de febrero e informaron a los feligreses y los vecinos en el mes de abril sobre los trabajos que se iban a realizar, y las actividades e iniciativas que iban a organizar para conseguir la financiación para esa rehabilitación. También se reunieron con el alcalde de Siero, Ángel García, para que conociera la situación, que se mostró dispuesto a prestarles su apoyo. La comisión abrió dos cuentas corrientes específicas para las obras.

El vicario parroquial, Sergio Santa, miembro de la comisión explicó que si no se acometían las obras había peligro de cerrar la iglesia. El arquitecto en su informe habla de dos fases que se deben ejecutar; la primera que es la más urgente afecta a la fachada principal y a las torres, cuyo preció de licitación asciende a 236.000 euros y la segunda fase  solo se haría una vez ejecutada la primera, asciende a 177.777 euros, y consiste  en arreglar los laterales del templo y el tejado para acabar con las goteras.

“Los tiempos en los que vivimos son los que son, muy difíciles porque la situación económica de las familias es complicada, pero si no se acometen las obras nos quedaremos sin templo, por eso se diseñó un plan de trabajo para ver si entre todos podemos hacer frente a la situación.  Todas las cantidades que se donen son buenas, cada uno puede aportar en base a sus posibilidades. El pueblo ha respondido bien y está colaborando y en casi 5 meses hemos recaudado casi la mitad del dinero, 110.000 euros”, afirmó Noval. Comentaron de una de las aportaciones más cuantiosas la realizó la Cofradía del Cristo de Santa Ana, que donó 10.000 euros, además de colaborar con la parroquia en todo lo que se les solicita.

Los dos responsables explicaron que hay varias alternativas para donar, la primera son los formularios que se entregan en el templo para hacerse colaborador y hay personas que realizan donaciones extras y otros que donan de manera mensual, específicamente solo para las obras. Además los días señalados como el Carmín, San Pedro, la Confirmación y con las comuniones  la colecta va destinada a las obras, también están vendiendo lotería de Navidad. Además, con la pandemia no se pueden organizar otros eventos como conciertos para conseguir el dinero necesario.

Les gustaría que las obras pudieran comenzar antes del invierno, pero depende de la financiación, porque consideran muy importante contar con el dinero de la primera fase para realizar las obras sin tener que pedir un crédito o que el crédito sea menor. “Tenemos que tener cierta seguridad con esos ingresos, porque hay que acometer una segunda fase y pedir un crédito para la primera, cuando sabemos que hay que hacer la segunda sería más problemático”, apuntó Santa.