[X]

Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar su experiencia de usuario y ofrecerle los mejores servicios.
Si continua navegando, consideramos que acepta su uso. Puede cambiar la configuración u obtener más información en nuestra Política de Cookies.


Víctor Ramos es el vicepresidente del Consejo Regulador de la Denominación de Origen Protegida Sidra de Asturias

Publicado el 11/08/2021
El tapin Víctor Ramos es el vicepresidente del Consejo Regulador de la Denominación de Origen Protegida Sidra de Asturias

Víctor Ramos, uno de los propietarios de Sidra Fran de Lugones, es el vicepresidente del Consejo Regulador de la Denominación de Origen Protegida Sidra de Asturias, ya que se realizaron recientemente las elecciones a dicho órgano, que cuenta con dos sectores diferenciados, por un lado, están los cosecheros y por otro lado los elaboradores, “se elaboró un nuevo reglamento donde se da una alternancia en la presidencia del Consejo, dos años están los cosecheros y otros dos los elaboradores. En este momento, les toca presidir a los cosecheros, por eso yo ocupó el cargo de vicepresidente”, explicó. 

Ramos confesó que su presencia en el Consejo fue una decisión unánime de los elaboradores, que le escogieron para representarles en esa candidatura. “La Denominación de Origen es un sello de calidad que concede la Unión Europea, y dentro de ese sello se encuentra el Consejo Regulador que es el que vela porque se cumplan las condiciones que marca la normativa o pliego de condiciones, que para nosotros es la Biblia, porque ahí se marcan los requisitos que deben cumplir los productores en cuanto el marco de las plantaciones, que variedades de manzanas se utilizan, en que lugares debe encontrarse la producción, los mostos y su rendimiento, es decir, se marca todo el proceso de elaboración”, apuntó. 

El Consejo se encarga de vigilar que todos los inscritos cumplen con las medidas establecidas por dichos pliegos, en este momento, cuentan con 358 cosecheros y 34 lagares. Además, cuentan con otras funciones fundamentales como son la promoción, visibilizar la marca, poner la calidad y certificar que es sidra de Asturias e investigar sobre la materia prima y los caldos que se elaboran con ella. “La única diferencia entre las sidras que están fuera de la DOP y las que están dentro, es que las que son de denominación está certificado que cuentan con manzanas asturianas, lo único que garantiza que la manzana es 100% asturiana es la sidra con DOP, por eso lleva los controles para garantizar que el origen de la manzana es asturiana, además de la calidad siguiendo los parámetros técnicos marcados por el consejo regulador”, narró. 

En cuanto a los precios, Ramos asegura que lo marca el mercado, “no cabe duda que la sidra ha sido y es un producto con precio popular, pero el productor tiene ese hueco en el mercado y no creo que sea fácil modificarlo, todo el mundo dice lo mismo que es muy barato, pero en la práctica se ve que es muy difícil cambiar eso. De hecho, con la DOP se ha dado una diferencia de una sidra a otra y se van dando pasos. Esto ocurre con la sidra natural, pero dentro de la DOP se amparan tres productos: sidra natural, la espumosa y la filtrada o de nueva expresión”, afirmó. 

El vicepresidente aseguró que la sidra fuera de Asturias no cuenta con un consumo muy elevado, en el caso de la sidra natural al ser un producto sin estabilizar tiene sus ventajas y sus inconvenientes, “quizás los otros productos como la sidra espumosa y la de nueva expresión tengan más cabida para vender fuera”, afirmó. Ramos confesó que mantienen una buena relación con las administraciones y están en buena sintonía, “aunque evidentemente a todos nos gustaría tener una mayor dotación económica para hacer campañas publicitarias mayores, pero los recursos siempre son limitados y habrá que ir andando poco a poco”, afirmó. 

Este mes de julio se celebró el Festival de la Sidra de Nava donde su sidra de DOP, Ramos del Valle, se llevó el premio a la Mejor Sidra de Asturias, el segundo puesto fue para Viuda de Palacio, de Tiñana (Siero) y el tercero, pare Sidra Contrueces (Gijón). Víctor se mostró muy contento y agradecido por recibir este galardón, sobre todo después del año tan duro que han vivido con la pandemia. 

Nava es una cita muy importante, pero el vicepresidente reconoció que otro de los eventos de gran magnitud que se realizarán en la región es el International Cheese Festival, que se desarrollará en Oviedo en el mes de noviembre, “es un evento con gran relevancia internacional y allí estará representada la sidra de Asturias con todos los productos. Esperamos que sea un buen escaparate y que se puedan hacer catas, jornadas de marinaje con los quesos y en las comidas estará presente. Es importante porque acudirán empresas y técnicos de todo el mundo”, relató. 

Este año no se pudieron celebrar las fiestas a la manera tradicional, pero muchas asociaciones y comisiones de festejos optaron por da el bollo y algunas de ellas cambiaron el vino por la sidra, “ nosotros llevamos colaborando con la Asociación de Festejos de Lugones, que organizan las fiestas de Santa Isabel muchos años y reparte sidra Ramos del Valle, llegamos a un acuerdo con ellos y cooperamos con ello, estamos encantados de que una fiesta tan importante de Lugones apueste por nuestra bebida tradicional”, afirmó. 

Una de las reivindicaciones es que el consumidor apueste no solo por la sidra DOP, sino por la propia manzana de la tierra y se interese por los productos, el origen, la cercanía y la calidad. “La venta se sidra DOP se ha ido incrementando, también aumentó el número de operadores inscritos al Consejo Regulador y el tema va por buen camino, esto quiere decir que los consumidores cada día a puestas más por el producto sidra de Asturias. Aunque la sidra espumosa todavía tiene aún más camino que recorrer, se hacen muy buenos productos, de buena calidad y unos cuantos lagares ya la están elaborando, esto se debe mostrar”, apuntó. 

En cuanto a la pandemia, Ramos aseguró que se notó de manera distinta en los lagares, porque los que además trabajan alimentación no lo notaron tanto, pero para el resto fue complicado, bajaron bastante las ventas, “nos está afectando sobre todo el cierre de las barras, porque este es un producto que se vende para consumirse ahí y las ventas son muy inferiores a las de antes de la pandemia. Va a haber un antes y un después en la hostelería debido a la pandemia y tendremos que reinventarnos o reciclarnos, los efectos de la crisis se irán notando de cara al futuro”, comentó. 

Uno de los problemas a los que se enfrenta el Consejo es la vecería, ya que el tener que alternar las cosechas limita mucho el trabajo para los lagares, porque un año hay mucha manzana y al siguiente hay muy poca y eso ocasiona problemas para trabajar, los lagares necesitan tener manzana todos los años para poder trabajar con unos mínimos de calidad.