SIERO

SOCIEDAD

Los vecinos de La Collá reclamaron con un acto festivo la conservación de la vieja iglesia de San Pedro y el Tejo

Publicado el Domingo 27 de Junio del 2021


🔎  Aumentar texto 🔎  Reducir texto

Un nutrido grupo de vecinos de La Collá (Siero), junto a otras personas vinculadas al pueblo, participaron en el acto festivo que se organizó para reclamar a las administraciones la conservación de un espacio histórico y natural, como es el del conjunto de la Iglesia vieja de San Pedro La Collá y el Tejo de Ceñal, que están desatendidos, a pesar de que el espacio fue declarado Bien de Interés Cultural en 2017.

El vecino que impulsó esta iniciativa fue, Manuel Blanco, y aseguró que lo único que pretenden es que la propiedad actúe limpiando los muros de la maleza que tienen y la parte interior, ya que considera que van a acabar tirando las paredes. “Esto fue una necesidad, ya que fuimos preguntando a las administraciones para saber quien debía de actuar y realizar esta limpieza, primero fuimos al Ayuntamiento de Siero, después al Principado y nos aseguraron que tenía que ser la propiedad que es la iglesia parroquial de Pola de Siero y así estamos, dando vueltas de un lado para otro sin poder hacer nada”, afirmó. La iglesia lleva en este estado desde que se quemó el tejado durante la guerra civil. “Las administraciones son conocedores del estado que presenta el templo, pero no se ha hecho nada al respecto”, apuntó.

La presidenta de la Asociación Cultural y Recreativa El Texu de Ceñal, Luisa González, afirmó que esta iglesia es un símbolo de la localidad, que se quemó en el 36, “desde entonces tuvimos que usar de templo la escuela, después un salón parroquial y ahora en la iglesia nueva que se construyó. Para nosotros tiene un valor sentimental y sobre todo cultural, Manuel está muy interesado en recuperarla y es importante para el pueblo contar con algo que es una joya histórica, que podrá utilizarse en diferentes cuestiones. El Principado tiene subvenciones para reparar estas cuestiones y por eso creo que el arzobispado debería solicitarlas para recuperar este espacio”, apuntó.

El acto consistió en una xuntanza vecinal informal en la que se tomó sidra y se habló del futuro del espacio, la música la puso el gaitero Jesús, vecino de La Collá. Participaron también los poetas Virginia Gil, de la cercana parroquia de Samartino, e Inaciu Galán, vinculado familiarmente a La Collá, leyendo algunos poemas como homenaje al espacio. También participó José María Berros, explicando la historia del templo y el tejo.

Noticias relacionadas

Leer mas

Noticias recientes

Leer mas