[X]

Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar su experiencia de usuario y ofrecerle los mejores servicios.
Si continua navegando, consideramos que acepta su uso. Puede cambiar la configuración u obtener más información en nuestra Política de Cookies.


La Asociación Amigos del Camino de Santiago de Siero, Noreña y Sariego cuenta con su propio libro del Camino

Publicado el 01/06/2021
El tapin La Asociación Amigos del Camino de Santiago de Siero, Noreña y Sariego cuenta con su propio libro del Camino

La Asociación Amigos del Camino de Santiago de Siero, Noreña y Sariego nació en Pola de Siero gracias a Juan Manuel Rodríguez Díaz, que era el cuidador del Belén del Asilo de Pola, “Juan era un apasionado del Camino de Santiago y el peregrinaba por los caminos y siempre se preguntaba por qué pasando el Camino por Siero no se conocía ni se potenciaba”, explicó el actual presidente, Manuel Jesús Samartino.

Fue en 2006 cuando se juntó con unos amigos y los párrocos de Pola de Siero, de ese momento, y once personas decidieron fundar el colectivo, que aglutina a los otros concejos, aunque en un principio se pensó hacer una asociación solo de Siero, pero como Noreña y Sariego vieron que era muy buena idea para potenciar el paso por los municipios se sumaron a la iniciativa y así unieron fuerzas. La asociación representa los intereses de los tres municipios y se constituyó el 2 junio de 2006.

La primera inquietud de la Asociación fue potenciar el Camino de Santiago, y para ello debía de existir en el tramo un lugar para que los peregrinos pudiesen pernoctar y en abril de 2007, ya se envió al Ayuntamiento de Siero la solicitud para construir en la capital del concejo, concretamente en el casco urbano de Pola de Siero, un albergue de peregrinos. “Desde abril de 2007 en adelante no hubo contestación oficial, aunque la Corporación había manifestado su opinión a favor y en abril de 2008 se volvieron a dirigir al Ayuntamiento, apoyada por muchas más asociaciones de otro tipo del concejo y volvieron a reivindicar la creación del albergue de peregrinos. El Ayuntamiento fue receptivo a la idea y tuvo la genial idea de destinar una casa en el casco urbano de Pola de Siero para este menester”, explicó el presidente.

En junio de 2010 se inauguró el albergue, la casa la cedió el Ayuntamiento, ya que era propiedad de la familia de María Díaz San Miguel y había sido donada al Ayuntamiento y la finca recuerda que llegaba hasta la carretera, pero la casa y un trozo de prado había quedado intacto, tras usar el resto para construir edificios y urbanizar. “La casa fue rehabilitada con mucho gusto, por parte del Ayuntamiento a través de Fondos Feder, con el destino de ser un albergue. Además la propietaria que había donado la casa dejó la condición de que la casa debería llevar el nombre de la familia en su recuerdo. Por eso, el albergue se llama “Albergue de Peregrinos Casona de San Miguel”, explicó Samartino.

El presidente destaca que este albergue municipal, del que la Asociación es responsable, por suerte está dentro del casco urbano de Pola de Siero, dentro de una casona con muchos años de antigüedad, que es algo que gusta mucho a los peregrinos, ya que a las personas que hacen el Camino por motivo cultural o religioso les gusta pernoctar en edificios que sean históricos o que cuenten una historia del lugar, “el Camino implica mucha historia detrás, entonces el albergue va acorde con la historia del Camino. Esta casa está en primera línea del Camino de Santiago, por lo que el peregrino pasa por delante y no tiene que desviarse ni un metro para pasar la noche aquí”, apuntó.

Peregrinaciones por etapas

Además de gestionar el albergue de peregrinos, participan en todos aquellos foros y reuniones en torno al Camino, donde se les hace partícipe para promocionarlo, también organizan para los socios peregrinaciones por etapas. “Llevamos muchísimas realizadas a lo largo de estos 15 años que celebraremos en el mes de junio. La primera que se completó fue desde Unquera hasta Santiago de Compostela, pasando por el Camino Primitivo; se realizaron dos peregrinaciones al Camino del Salvador, que va desde León hasta Oviedo; otra peregrinación desde Burgos hasta Santiago por el Camino francés; el Camino por la costa entre Pola y Santiago; una peregrinación internacional por la costa desde Oporto en Portugal hasta Santiago, que andamos 100 kilómetros por la costa portuguesa; también realizamos el Camino del Norte desde Irún, donde comenzamos un mes de septiembre u octubre de 2016 y finalizamos en Santiago después de andar 842 kilómetros, que fue la peregrinación más larga que completamos. Además realizan peregrinaciones de Oviedo a Covadonga y otra desde Gijón a Covadonga y desde Liébana”, apuntó.

El inició de la pandemia en marzo de 2020 les pilló con dos peregrinaciones comenzadas, estaban repitiendo el Camino de la Costa y lo tuvieron que dejar en Querúas, que es una localidad del concejo de Valdés, “pero aunque es el mismo Camino introdujimos variantes, ya que en la zona de Cadavedo lo hicimos por la Sierra de Las Palancas, que es el Camino Oficial de Santiago y vamos a ir por Vegadeo en lugar de Ribadeo, haciendo la variante interior del Camino de la Costa”, explicó.

La segunda peregrinación que dejaron comenzada fue la del Camino de Invierno, que es un recorrido que cuando los peregrinos iban por el Camino Francés, que entra por Navarra y va a Castilla y León entra por el Bierzo a Galicia, en León se encuentran Los Ancares, donde está el puerto de Piedrafita de Cebreiro, “a nosotros nos tocó pasarlo nevado caminando, aunque hacía sol, incluso en alguna ocasión tuvimos que dar la vuelta faltándonos sólo cuatro kilómetros, pasando el temporal lo volvimos a hacer y está vez con un día de sol y un cielo azul que disfrutamos muchísimo. En invierno Los Ancares se pueden bordear por el lado sur y entrar en Galicia por la zona de Valdeorras y la Ribera Sacra, separado del Camino Francés. La pandemia nos paró en Monforte de Lemos”, aseguró.

Suelen acudir a las peregrinaciones entre 60 y 70 personas, “el ser socio del colectivo es un acto simbólico, ya que son 10 euros al año, pero es necesario que sean socios para que sientan que pertenecen a una entidad. Porque puedes ir a las etapas que consideres, no tienes porque hacer todas de manera obligatoria. En la peregrinaciones más importantes como la de Portugal o el Camino de Invierno, que son zonas que normalmente nunca vas a tener la oportunidad de conocerlas caminando, que es como se conocen las zonas realmente, solemos contar con un centenar de personas”, afirmó.

La Asociación permite a los socios conocer la religión, cultura, paisajes, paisanajes, gastronómica y compañeros de viaje y todo en torno al Camino de Santiago. “Es un fenómeno muy global que atrae mucho a la gente. Contamos con socios de Siero, Noreña y Sariego, pero también de Oviedo, Gijón, Mieres, Cangas de Onís de Nava entre otros lugares y contamos con miembros desde los 7 años del más joven hasta más de 80 de la persona más mayor”, apuntó.

Este año como no pudieron salir editaron un libro con imágenes de todas las peregrinaciones que realizaron hasta el momento, que fue repartido entre los socios en el mes de enero de

2021. “En marzo dejamos de hacer todas las actividades, debido a la distancia de seguridad y se le ocurrió al secretario de la Asociación y socio fundador, Ricardo Junquera, crear nuestro propio libro sobre el Camino de Santiago, donde se recogen más de 1.000 imágenes realizadas por los socios en todas las salidas”, afirmó.