[X]

Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar su experiencia de usuario y ofrecerle los mejores servicios.
Si continua navegando, consideramos que acepta su uso. Puede cambiar la configuración u obtener más información en nuestra Política de Cookies.


José Antonio Berdayes: “La biomecánica va dirigida principalmente a personas que quieren dar sus primeros pasos en el mundo de la bicicleta para prevenir las lesiones y los vicios”

Publicado el 04/04/2021
El tapin José Antonio Berdayes: “La biomecánica va dirigida principalmente a personas que quieren dar sus primeros pasos en el mundo de la bicicleta para prevenir las lesiones y los vicios”

Desde hace varios años El Berrón cuenta con un comercio único: Biciosano biomecánica, que está ubicado en la calle Río Cubia esquina Avenida Santander. Su propietario es José Antonio Berdayes, que cuenta con una experiencia de 10 años a sus espaldas, se dedica de manera exclusiva a la biomecánica de la bicicleta, “considero que esto es fundamental para ofrecer un servicio de calidad que valoran los clientes, ya que cuento con personas que vienen a El Berrón desde Galicia, Cantabria y Castilla y León solo para venir a realizarse el estudio de biomecánica. Es cierto que con los cierres perimetrales y los de las comunidades esto se ha reducido considerablemente, pero cuando todo esto pase estoy seguro de que lo seguirán haciendo”, explicó el experto.

Berdayes confesó que llegó al mundo de la biomecánica de la bicicleta porque en su época de competición sufrió muchas lesiones y tuvo que abandonar el deporte, “en aquella época estos estudios no estaban al alcance de todas las personas, porque en España había muy pocos expertos, ya que la mayoría estaban en el extranjero. Cuando dejé de competir, un tiempo después volví a andar en bici y volvieron los problemas, pero me llegó la información de que se realizaban estos estudios y lo hice como cliente y me cambiaron todos los esquemas, porque pasé de llegar a casa tras una salida en bici con dolores a llegar simplemente cansado. M3 gustó porque yo había hecho muchas pruebas conmigo mismo, de subir y bajar el sillín, y me di cuenta de que tenía un problema de pedaleo, después de competir toda la vida y me hacía daño a mi mismo. No tenía una manera correcta de pedalear”, explicó.

Tras esta primera experiencia y ver los grandes resultados obtenidos, cuando el biomecánico le explicó cuál era su problema el optó por interesarse y comenzó a formarse con Jon Iriberri que trabaja con el Jumbo-Visma, que es el mejor equipo de mundo en biomecánica, además ahora trabaja con él en su equipo. Berdayes explicó que la biomecánica cuenta con diferentes variantes: la primera es el asesoramiento comercial a las personas que deciden comprar su primera bicicleta,  con la geometría que más les conviene, los sillines, el tipo de calzado, la manera de sentarse en la bicicleta, “el problema de las personas que no realizan ese estudio o no vienen a asesorarse es que suelen tener que hacer varias compras, porque compran por el ojos por ejemplo con el calzado y hay que mirar la horma que mejor nos siente para nuestro tipo de pie”, explicó.

Otra de las variantes son las personas que ya acuden con lesiones en diferentes partes y puede ser por no tener la bicicleta bien ajustada o porque los componentes no son los adecuados, también puede ser que la bicicleta no es del estilo que tiene que llevar. La última de las variantes son los deportistas que se hacen el estudio para perfeccionar su técnica y conseguir mejores resultados deportivos, mejorando el pedaleo o la posición, que Berdayes confiesa que son clientes que menos acuden.

“Lo que más hacemos son estudios para las personas que comienzan a andar en bicicleta y sus primeros pasos, porque son los que más lo necesitan. Cuanto más novata sea la persona mejor, para no coger vicios desde el principio, que después es muy complicado quitar. La gente tiene que quitarse la idea de la cabeza de que la biomecánica va dirigida solo a los profesionales, porque es al revés va destinada a las personas que empiezan y es una manera de prevenir las lesiones”, destacó.

Los estudios se adaptan a las condiciones de las personas que acuden a realizarlos, pueden durar una hora o tres en realizarse, pero el cliente saldrá satisfecho con los resultados que obtenga, “yo hago como los médicos les doy la receta para que ellos compren la bicicleta que mejor se adapte a ellos, con el sillín específico y el calzado. No vendo productos solo los recomiendo y son los clientes los que tienen que ir a las tiendas a comprarlo. Estoy muy contento, porque la mayoría de los clientes vienen por el boca a boca, por los resultados conseguidos por otras personas que han venido antes”, explicó. Las personas interesadas en realizarse el estudio tienen que solicitar cita previa y el horario es completamente flexible.