[X]

Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar su experiencia de usuario y ofrecerle los mejores servicios.
Si continua navegando, consideramos que acepta su uso. Puede cambiar la configuración u obtener más información en nuestra Política de Cookies.


El Hogar de Pensionistas "San Martín de La Carrera" lleva un año con las puertas cerradas

Publicado el 02/04/2021
El tapin El Hogar de Pensionistas "San Martín de La Carrera" lleva un año con las puertas cerradasJosé Bernardo Rio y Santiago García

Los hogares de pensionistas de Siero todavía no han podido abrir sus puertas, debido a la pandemia y para evitar los contagios entre la población de mayor edad del concejo. El Hogar de El Berrón tenía muchísima actividad con charlas, actuaciones, la lotería, la cafetería, el mes cultural que siempre ha sido una cita de referencia y ofrecía servicios como podología y peluquería, además de todos los viajes y las excursiones que realizaban a lo largo del año.

El colectivo cuenta con más de 2.000 socios no solo de Siero, sino de otros concejos como Noreña, Gijón u Oviedo entre otros. El presidente del Hogar, Santiago García, y el secretario, José Bernardo Rio, aseguraron que mantienen contacto directo con la presidenta de la Federación de Asociaciones de Mayores del Principado de Asturias, Dolores San Martín, y con la concejala de Bienestar Social del Ayuntamiento de Siero, Natividad Álvarez, gracias a las cuales conoce los protocolos que se deben realizar en un centro de estas características, que hacen inviable su reapertura.

“Los protocolos mandan abrir con el 30% del aforo, cuando contamos con más de 2.000 socios, además no se pueden usar las cartas, ni jugar a la lotería, tendríamos que contar con una empresa que desinfectara todos los espacios y una limpieza constante. Además del uso de la mascarilla, la distancia y el gel. Si no se pueden usar los juegos de mesa, ni organizar charlas ni dejar entrar a más del 30%, ¿a qué van a venir? Esto unido a que la gente mayor tiene miedo a contagiarse. Es cierto que aquí la gente mayor se entretenía, lo pasaba bien y se relacionaba con otras personas con los mismos intereses”, narraron.

Algunos socios han sufrido el Covid bien por familiares o ellos mismos, incluso algunos han fallecido, “un año normal suelen fallecer varios socios, pero con está enfermedad sabemos que han sido muchos más que en años normales. Lo sabemos porque todos los años el 1 de mayo se organiza una misa por los socios fallecidos”, apuntaron.

Este año no organizaron ninguna actividad, es más devolvieron el dinero de la excursión que habían organizado el pasado año a Valencia y Benidorm, “unos meses después del confinamiento y cuando la desescalada lo permitió se devolvió ese dinero, porque había personas que habían dado ya casi 1.000 euros”, comentaron.

Lo único que hacen es ir a la oficina de manera puntual a recoger las cartas y devolver algún recibo de los servicios que tenían antes contratados. También echan de menos no haber podido sacar la revista que hacían durante los meses y salía en el mes de mayo, en la que se recogía toda la actividad que realizaba el colectivo, además les servía para financiarse y reconocen que el próximo año tampoco saldrá al no haber podido organizar nada.

Lo mismo con la comida del 1 de mayo, por el día del socio a la que acudían más de 600 personas, “no sabemos cuándo se podrán recuperar eventos como esto en los restaurantes, ¿Nos preguntamos cómo va a ser la postpandemia? Habrá que empezar de cero. Tampoco sabemos si podremos contar con los dúos o tríos que venían a tocar a los bailes que organizábamos los fines de semana, que después iban a otros hogares, que empezaban en octubre y estaban hasta junio”, apuntó.

Otro de los problemas que surgió con la pandemia fue que un mes antes del confinamiento se había cambiado la gerencia de la cafetería, “la mujer que lo cogió dejó el trabajo que tenía para atender la cafetería del Hogar y tuvo que cerrar al mes”, explicaron.