[X]

Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar su experiencia de usuario y ofrecerle los mejores servicios.
Si continua navegando, consideramos que acepta su uso. Puede cambiar la configuración u obtener más información en nuestra Política de Cookies.


El presidente de la Asociación Mistós, José Ramón Gabarri, asegura que lo más importante es la educación en la infancia para que se dé el cambio

Denuncia la reducción en las subvenciones municipales, ya que sólo han recibido la mitad del dinero para el proyecto de Educación, quedándose sin dinero para la asociación de Mujeres Gitanas Barbaripé y el proyecto Mistós de asesoramiento e información sobre diferentes trámites

Publicado el 01/04/2021
El tapin El presidente de la Asociación Mistós, José Ramón Gabarri, asegura que lo más importante es la educación en la infancia para que se dé el cambio

La Asociación de Espacios Gitanos de Participación Social y Cultural Mistós lleva diez años ofreciendo sus servicios, aunque sus orígenes se remontan al año 2006 cuando el actual presidente, José Ramón Gabarri, inició este proyecto con otro colectivo: la Asociación Gitana Unga. “Con Unga empecé cuando tenía 15 años y a los 18 años pasé a formar parte de su junta directiva, con 24 años me formé como Educador de Calle y trabajé en un programa de prevención de la drogadicción de la consejería de Sanidad y desde ahí me seguí formando y siempre le doy gracias a Rafael Cofiño, que ahora es director general de la consejería de Sanidad, porque él fue la persona que me formó como Educador de Calle”, explicó.

Gabarri se ocupaba del reparto de jeringuillas, después con un autobús del reparto de metadona y estuvo 5 años allí. No dejó de formarme en todo ese tiempo y a los 7 años colegiaron Educación Social y él tenía 180 créditos de cursos que había realizado y le pedían 5 años para darle el título y finalmente lo consiguió.

El presidente lleva muchos viviendo en Pola de Siero y era allí donde quería echar a andar su proyecto, por eso se constituyó la Asociación Mistós, “empezamos en Siero con un proyecto de 12.000 euros, siempre nos hemos centrado en la Educación de la infancia, porque es el cambio que hay que hacer. Lo primero que hice en Siero fue conseguir que todos los niños gitanos estuvieran escolarizados, porque en primaria había muchos escolarizados, pero en secundaria faltaban muchos. Hoy por hoy no queda ningún director en los centros polesos de con los que comencé a trabajar, uno de los que más me apoyo fue Vicente Montes, que estaba en el colegio Celestino Montoto, y ahora se encuentra en Cáritas. Además, mis hijos estudiaban allí”, destacó.

Lo primero que trató de combatir Mistós fue el absentismo escolar, en colaboración con el Ayuntamiento de Siero, a través de los Servicios Sociales y la Policía Local, incluso se creó la comisión informativa sobre el absentismo escolar, “se realizó un trabajo excelente y fue dando sus resultados con el tiempo. Hace siete años que titularon las primeras niñas en el IES Escultor Juan de Villanueva y después hemos tenido todos los años alumnos que han conseguido su título y eso era lo que yo buscaba”, apuntó.

Hoy por hoy cuenta desde hace tres años con personas voluntarias de aquellos chicos que sacaron el título de: técnico de formación, gestión y administración entre otros. El año pasado uno de los chicos acabó Bachillerato y está estudiando Económicas, “ha constado mucho pagarle la matrícula de 700 euros, porque nos pilló la crisis económica de la pandemia, ya que las familias no tenían mercados, me parece injusto que algo público como son los estudios tengan que pagarse. Creo más en la equidad que en la igualdad, porque muchas veces la igualdad no es justa, tiene que darse una discriminación positiva a través de una equidad, estos niños no pueden hacer frente a una matrícula de 700 euros o de 1.500. Desde la Asociación nos tuvimos que buscar la vida para conseguir ese dinero, porque no llegaban a fin de mes”, apuntó.

Gabarri aseguró que durante está pandemia han tenido que volver al asistencialismo con los alimentos para que llegaran a todos, porque no tenían dinero para pagarse la comida, “me parece cruel tener que volver al asistencialismo”, añadió. El presidente se muestra contento con su labor realizada a lo largo de estos años, para conseguir el acceso a la educación de los niños y jóvenes gitanos del concejo de Siero. “Considero que en este momento el proyecto de educación se dirige a los menores de manera más puntual, porque los objetivos están cumplidos y cuento con un relevo. Hay que explicar lo que es el Tercer Sector, el asociacionismo, que debe basarse en los proyectos realizados por y para el barrio que van creciendo y autogestionándose, consiguiendo voluntarios y personas que nos ayuden, aunque también contamos con las subvenciones. Es distinta la gestión, el entorno, lo que se crea y la necesidad eso es el asociacionismo” apuntó.

El presidente quiso realizar una distinción entre las asociaciones que ayudan al barrio, y están allí, de los colectivos internacionales y las fundaciones “de la miseria”, “son grandes empresas y es algo que me duele, porque parece que todas estas cosas con el tiempo ayudan, pero no es verdad. Yo veo que este espacio en el que tenemos la sede, en Pola de Siero, debería de ser completamente gestionado por nosotros, porque Siero es el segundo concejo de Asturias que cuenta con mayor número de población gitana, después de Avilés. Siero es la segundo por el mercado de ganado, porque nosotros siempre nos hemos movido por las zonas donde mejor nos podemos ganar la vida”, explicó.

Gabarri aseguró que en Siero la comunidad gitana podría ser la llave del gobierno, “tenemos una media del 1 a 3 % de la población en otros concejos, pero aquí llegamos al 8% si votáramos a todos al mismo partido le convertiríamos en la llave, pero la diversidad también se lleva a la política en este caso. Yo he logrado hacer un equilibrio, por eso no creo en la constitución de un partido gitano ni mucho menos, porque hay mucha diversidad política”, apuntó.

El presidente recordó que llegó a Siero con dos proyectos el primero el de Educación y el segundo el conocido como Mistós, que es la gestión de las ayudas y los trámites necesarios, “trabajando con el barrio les gestionamos el cobro del Salario Social y también las gestiones de más necesidades”, comentó. A raíz de ir viendo las necesidades de ese barrio, a los tres años se constituyó la Asociación de Mujeres gitanas Barbaripé. “El Ayuntamiento de Siero lleva años reduciéndonos las ayudas y considero que es por mi vinculación política, porque hace 7 años nos juntamos personas activistas y creamos Somos Siero, que no era para mi un partido político, sino que era una agrupación de personas activistas que buscábamos un cambio porque estábamos atravesando una crisis económica. Eso me costó que Siero tardara 23 meses en pagarme la subvención, acumule deudas con la Seguridad Social y con Hacienda de más de 8.000 euros, más el pago a la gente que trabajaba con nosotros. De aquella gobernaba Foro Siero, cuando acabaron las elecciones decidí no participar más en la política, porque además considero que ningún partido va a llegar a cubrir el 50% de las necesidades de la comunidad romaní y me desvincule, pero el collar ya no me lo quitaba nadie. Además de reducirnos las ayudas se cerraron locales entre otras cosas y ese dinero se destinó a Cruz Roja”, apuntó.

Gabarri aseguró que esta situación se mantiene con el gobierno socialista y se redujeron más los proyectos, “pero tengo la suerte de contar con el apoyo de consejería que cada vez cuentan más conmigo, porque tenemos un proyecto muy exclusivo. Incluso el pasado año me becaron para estudiar a nivel internacional y raíz de esto comencé a formarme en Madrid y dar clases. Pero este año que he estado aquí debido a la pandemia, y aunque cuento con mucha chavalería que me apoya como voluntarios, he podido ver el deterioro en primera persona, porque a mí perder la financiación por parte del Ayuntamiento me da igual, porque lo he recuperado por la consejería, pero este año me fastidió, porque con el covid llamé a la concejala de Bienestar Social, Natividad Álvarez, a la que le dije que tenía disponible en mi asociación 6.000 euros, que podía destinar en ayudas directas a la familias para las emergencia, porque era más rápido el darlas nosotros que si lo hiciera el Ayuntamiento. En toda Asturias se creó la a Red de Apoyos y Cuidados de Asturias (RACA), yo atiendo a población desde Lugones a Bimenes y soy la única actividad que entró ahí, coordinándome con Cruz Roja y con Servicios Sociales para cubrir todas las necesidades sin mirar”, explicó.

Un salvavidas durante el confinamiento

El presidente comentó que durante el confinamiento Mistós se gastó 2.000 folios, para llevar a los chavales las fichas del colegio y pidieron ordenadores de segunda mano, en los que se gastaron 800 euros para repararlos, llegaron hasta donde pudieron. Durante la pandemia llegaron a 207 personas a las que ayudaron, asesoraron, les dieron dinero, les llevaron alimentos y les gestionaron el cambio del Salario Social al Ingreso Mínimo Vital, realizaron muchas horas extras.

“Todo esto lo sabe Servicios Sociales y Cruz Roja, cada año me redujeron la subvención empecé con 12.000 euros solo para el proyecto de Educación, pero llegué a contar con casi 40.000 euros para todos los proyectos que realizábamos, y ahora solo tengo de ayuda 6.000 euros. Esto unido a que este año cambiaron el modelo para presentar la ayuda y no nos dimos cuenta en marcar uno de los apartados y nos hemos quedado sin la subvención para la Asociación de Mujeres y el de colectivos Mistós, en el que se atiende a la gente para hacer los trámites burocráticos como el solicitar el Ingreso Mínimo Vital entre otras cuestiones. Pero nosotros seguimos haciéndolo igual, sin contar con la ayuda municipal, pero si la regional, incluso tenemos lista de espera para atender a todas las personas y lo mismo con Barbaripé, continuará con la ayuda del Principado. Solo nos dieron la ayuda para Educación y reducida a la mitad, solo 6.000 euros. Pero yo lo que quiero es hacer mi trabajo y para eso estoy aquí”, aseguró.

Venta ambulante

La Asociación Mistós abrió otra oficina en Oviedo, con proyectos nuevos para la venta ambulante, que es lo que se van a centran en los próximos dos años, porque han sufrido mucho con la crisis económica ocasionada por a crisis sanitaria del coronavirus. “Por tercera vez el Principado dejó a los romanís excluidos de las ayudas a los negocios afectados por la pandemia, y salen por la televisión diciendo que apoyan la venta ambulante, pero no es así, la primera vez puede ser un fallo, pero si me reúno contigo y te digo que el 80% del comercio ambulante es romaní y pertenecemos a cooperativas y somos autónomos, porque tenemos que estar dados de alta en el epígrafe de comercio ambulante, por lo tanto no estamos como el resto de cooperativas en el régimen general. Puedes tener un fallo, pero si vuelves a hacer lo mismo nos estas excluyendo y se lo estás dando a la gente que no es romaní y eso considero que es un “antigitanismos institucional” como la copa de un pino. Pero eso es algo normalizado, que pasa desde un ayuntamiento en el que tengo el proyecto más antiguo en Siero de Educación a través de los proyectos PLIS y otras asociaciones no reciben el mismo dinero que yo y te aseguró que no hace tanto como yo. Ya que otras asociaciones estaban cerradas o dedicadas a una sola labor durante el confinamiento, pero nadie se dedica a la Educación. Una entidad que hace tres veces menos que yo recibe más que yo, no es normal porque los romanís en cualquier lado siempre tenemos que demostrar tres veces más que los demás. A mi nadie me ha regalado nada, yo no he tenido ningún padrino, aprendí a leer y escribir con 20 años, porque empecé a trabajar con 14 años en el mercadillo, me he hecho yo mismo y nos excluyen de todo. Dicen que vivimos de ayuda, cuando no hemos recibido nada a la hora de trabajar en el mercado. Solo nos ayudó el Ayuntamiento de Corvera, que ha dado según los metros una ayuda de entre 400 y 500 euros por vendedor. Es cierto que se quitaron las tasas de ocupación del espacio público, pero la ayuda como tal no nos ha llegado, cuando pagamos los impuestos como el resto”, destacó.