[X]

Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar su experiencia de usuario y ofrecerle los mejores servicios.
Si continua navegando, consideramos que acepta su uso. Puede cambiar la configuración u obtener más información en nuestra Política de Cookies.


La iglesia de San Martín de Vega de Poja abrió sus puertas después de dos años

Publicado el 28/03/2021
El tapin La iglesia de San Martín de Vega de Poja abrió sus puertas después de dos años

El domingo, 28 de marzo, y coincidiendo con la celebración del Domingo de Ramos, aunque no se pudieron bendecir, abrió sus puertas la iglesia de San Martín de Vega de Poja, después de dos años cerrada tras caerse el tejado del Cabildo y el techo de la Sacristía. El párroco, Fermín Riaño, fue el encargado de bendecir la puerta, que data de 1722, y posteriormente se celebró la primera Eucarística en el interior del templo manteniendo todas las medidas sanitarias, sólo pudieron entrar 35 personas, con mascarilla y distancia de seguridad.

Riaño quiso dar las gracias al Ayuntamiento de Siero, en esta bendición estuvieron presentes el alcalde de Siero, Ángel García, y la concejala de Festejos, Ferias, Mercados y Venta Ambulante; y Turismo, Ana Rosa Nosti, esta última participó durante toda la semana en la limpieza del interior de la iglesia, junto a miembros de las asociaciones que participaron en la financiación de las obras de rehabilitación de la primera fase que fueron: Asociación de Vecinos La Cabaña, la Asociación de Vecinos de Vega de Poja, Asociación Cultural y Recreativa La Cuerria, el Coro Samartino y la a Asociación de Festejos de La Purísima y San Roque de Ordiales-Muncó, que también recibieron el agradecimiento del párroco. Además, el arzobispado y la consejería de Cultura también realizaron su aportación.

“Esto es un tesoro que tenemos en la parroquia, que ha sido declarado un Bien de Interés Cultural, que fue construido en el siglo XIII. Es importante ahora seguir manteniéndolo, ya que es la casa de todos los feligreses y de todas las personas amantes de la cultura. Esta primera fase nos ha costado 18.000 euros, que se consiguieron gracias a la venta de rifas y celebraciones de las asociaciones, de donaciones particulares, de dinero aportado por el Arzobispado y por la propia parroquia. Ahora falta la segunda fase que es levantar el Cabildo de nuevo para no sufrir las inclemencias meteorológicas y el suelo, estas obras ascienden a más de 40.000 euros”, apuntó el sacerdote.

Riaño se acordó que esta labor la comenzó el anterior párroco, Juan Hevia, y el actual que lleva solo 5 meses se encontró con la mayoría del trabajo hecho, aunque le queda afrontar esta segunda fase. “Erais muchos los que me preguntabais en las calles de Pola, en los funerales y demás celebraciones cuando iba a poder abrirse el templo y lo hemos conseguido todos juntos con la colaboración y el apoyo”, destacó.