[X]

Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar su experiencia de usuario y ofrecerle los mejores servicios.
Si continua navegando, consideramos que acepta su uso. Puede cambiar la configuración u obtener más información en nuestra Política de Cookies.


La concentración del 8M en La Pola concluyó con el aplauso a todas las mujeres que han luchado en primera línea contra el Covid-19.

“No vamos a tolerar la criminalización injustificada que estamos recibiendo y que solo evidencia el odio hacia el feminismo”. “¡Viva el 8 de marzo y viva la lucha feminista!”.

Publicado el 09/03/2021
El tapin La concentración del 8M en La Pola concluyó con el aplauso a todas las mujeres que han luchado en primera línea contra el Covid-19.

El Día Internacional de la Mujer se conmemoró en La Pola con una concentración en la calle Alcalde Parrondo, a las siete de la tarde, que finalizó una hora más tarde con el aplauso “a todas las mujeres que han luchado en primera línea contra el Covid-19”. El día 7 también tuvo lugar otra concentración frente al Ayuntamiento.

Somos esenciales.

Cumpliendo todas las medidas de seguridad “con responsabilidad, dignidad y compromiso, este 8 de marzo salimos para visibilizar desde nuestras casas y nuestras plazas que somos esenciales, porque somos las que hemos seguido construyendo y sosteniendo de forma colectiva a pesar de la pandemia, luchando por los derechos de todas, todas, todas…”, defendieron.

Reivindicaron las tareas de cuidados, “las que realizamos de forma invisible y gratuita en los hogares y las que son remuneradas, feminizadas, precarizadas y realizadas desde una gran explotación laboral, en ausencia de derechos y de reconocimiento”. Por ello defendieron que “todos estos trabajos deben estar en el centro de un nuevo modelo económico corresponsable desde el Estado, las empresas y los hombres, que proteja nuestras vidas y la dignidad de las personas cuidadas”.

Libres de violencias.

Exigieron, asimismo, “vidas libres de violencias, tanto la violencia de género como la que sufren las mujeres trans; tanto las violencias que explotan sexualmente a miles de mujeres y niñas en todo el mundo como las que mercantilizan nuestros cuerpos como bienes de consumo. La lucha contra las violencias es un asunto de Estado”.

Educación feminista.

Reivindicaron “una educación libre, plural, feminista, con memoria de referentes, no enfocada a la producción capitalista y libre de cargas de género”. “Somos las nietas de una generación condenada al olvido: las que lucharon contra el franquismo, heroínas y referentes que nos abrieron el camino. Por ellas luchamos juntas para que nadie les niegue su lugar en la historia. Porque fueron, somos, porque somos, serán”.

Seguiremos luchando.

También expresaron su indignación ante “la criminalización injustificada que estamos recibiendo, que solo evidencia el odio hacia el feminismo y que no vamos a tolerar. Ante este sistema que no da respuestas a nuestras necesidades vitales, ejerce violencias contra nosotras y nos pone en riesgo, sabemos que la única forma es transformarlo todo, avanzando hacia un horizonte feminista. Seguimos, porque vamos lejos, luchando desde lo común, porque el espíritu de la huelga vive en cada una de nuestras luchas. ¡Viva el 8 de marzo y viva la lucha feminista!”.