[X]

Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar su experiencia de usuario y ofrecerle los mejores servicios.
Si continua navegando, consideramos que acepta su uso. Puede cambiar la configuración u obtener más información en nuestra Política de Cookies.


La propietaria de la Librería Milenium aseguró que los clientes asumieron las normas desde el primero momento sin ningún tipo de problema

Trabajadores Frente a la Pandemia

Publicado el 12/02/2021
El tapin La propietaria de la Librería Milenium aseguró que los clientes asumieron las normas desde el primero momento sin ningún tipo de problemaMaría Elda Gallego , propietaria de la Librería Milenium

La propietaria de la Librería Milenium aseguró que los clientes asumieron las normas desde el primero momento sin ningún tipo de problema

La propietaria de la Librería Milenium, ubicada en la calle Torrevieja de Pola de Siero, María Elda Gallego, confesó que el primer día que trabajaron tras decretarse el primer estado de alarma por la crisis sanitaria del coronavirus fue algo complicado, “en unas horas pasamos de la normalidad a poner normas, pero la gente lo entendió desde el primer momento y no hubo ningún tipo de problema. El asesor nos aconsejó colocar en el establecimiento dichas normas sobre el uso de mascarilla, gel hidroalcohólico y la distancia de seguridad. A los clientes que no las conocían se lo decíamos y sin problemas”, apuntó.

Gallego explicó que durante ese tiempo también se cambió el horario cerrando media hora antes de lo habitual por las tardes, “el trato con el cliente cambió bastante, ya que el aforo se ha reducido a tres personas, la gente espera fuera haciendo cola con la distancia y tienen que llevar mascarilla y lavarse las manos con el gel”, afirmó.

La propietaria aseguró que durante el confinamiento lo que más hicieron fueron fotocopias, porque las fichas de los más pequeños no se podían hacer por Internet, “no todo el mundo tiene un ordenador ni Internet en casa, lo mandaban al correo lo imprimíamos y venían a buscarlo. Muchísimas fotocopias hicimos”, comentó.

María Elda confesó que son seis hermanos y desde marzo no les ve y a su hijo lo mismo, porque también trabaja de cara al público. “Hemos hecho muchas videollamadas, pero he de reconocer que ya se necesitan los abrazos y la cercanía. Yo cuando llegó a casa limpio la suela de los zapatos con lejía, me quitó la ropa la dejó ventilar para luego meterla en la lavadora y a la ducha”, explicó.

La propietaria comentó que en este tiempo la gente está algo más susceptible, “porque no creíamos que iba a durar tanto y tenemos que mentalizarnos que va a durar lo que tenga que durar. Debemos hacer las cosas lo mejor que podamos todos. Hay que poner todo lo que podamos y con la ayuda de todos podremos salir lo más pronto posible”, concluyó.