[X]

Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar su experiencia de usuario y ofrecerle los mejores servicios.
Si continua navegando, consideramos que acepta su uso. Puede cambiar la configuración u obtener más información en nuestra Política de Cookies.


La Asociación Nora es la única de estas características que ofrece un servicio completo del equipo terapéutico a un precio muy accesible para las familias

Publicado el 04/01/2021
El tapin La Asociación Nora es la única de estas características que ofrece un servicio completo del equipo terapéutico a un precio muy accesible para las familias

La Asociación Nora es la única de estas características que ofrece un servicio completo del equipo terapéutico a un precio muy accesible para las familias

La Asociación Nora de apoyo a personas con discapacidad psíquica y parálisis cerebral cuenta en este momento con 80 usuarios y 27 años de historia en Pola de Siero, su sede es el antiguo centro de salud de la localidad, ubicado en la calle Falo Moro sin número. La actual presidenta lleva en el cargo algo más de un año y es vecina de Lugones, Tatiana Llorente. “Nuestro objetivo es atender a todo el colectivo y suplir la parte que los centros educativos no ofrecen. Damos servicios tanto a niños como a adultos, tenemos usuarios desde un año que van a atención primaria o la guardería hasta los 60 años en este momento”, explicó.

La asociación comenzó con fisioterapia y una oficina de administración y en la actualidad cuentan con: una fisioterapeuta, una terapeuta ocupacional, una logopeda y psicóloga. “Este es el equipo terapéutico. Nora es una de las pocas asociaciones que cubre todos estos aspectos, además cuenta con una trabajadora social, que soy yo, una gerente administrativa y una informática”, explicó Llorente.

Este año sus ingresos se vieron mermados por la pandemia, al no poder organizar galas benéficos, ni el teatro, ni poder poner el puesto de Güevos Pintos, “contamos con la ayuda del Ayuntamiento de Siero que es muy importante para nuestro funcionamiento, sin esa ayuda no estaríamos aquí, porque es inviable para una familia costear el 100% de las terapias. Después vamos sacando dinero de donde podemos, además los gastos este año con la crisis sanitaria se incrementaron con la compra de equipos de protección. Trabajamos con un colectivo muy vulnerable, que tiene muchas patologías asociadas. Un ejemplo es la fisioterapeuta que trabaja con personas que no pueden llevar la mascarilla o no pueden llevarla de la manera reglamentaria a escasos centímetros de ellos”, destacó.

La asociación cuenta con un horario de tarde de 15 a 21 horas de lunes a jueves, salvo la logopeda que también acude los viernes, dada la gran demanda con la que se encontraron. “Nos van conociendo las familias a través de las redes, el boca a boca y las actividades que organizamos. También acudimos a los centros de salud y hablamos con los pediatras que son los que detectan estas necesidades, también en atención temprana que nos derivan a los usuarios. Somos una asociación que ofrecemos a las familias un servicio completo, cuando esto suelen realizarlo empresas, en este momento se están pagando al mes 10 euros por terapia, aunque es cierto que acuden a más de una. Los socios al año pagan 40 euros de cuota. Contamos con gente especialmente formada en estas patologías, que conocen a la perfección su trabajo”, explicó.

La Asociación durante el estado de alarma y el confinamiento domiciliario fue considerada esencial, ellos ya cerraron sus puertas el jueves 12 de marzo, antes de que se decretase, pero una semana antes ya los familiares no podían entrar al local, se comenzó a usar el gel y evitar las aglomeraciones o las terapias en grupo. “Este colectivo es de riesgo, porque además de la parálisis cerebral tienen muchas más patologías asociadas sobre todo respiratorias o cardíacas. Por eso optamos por no arriesgarnos mientras no supiéramos que alternativas eran posibles asumir. Fue un momento duro, porque las familias se quedaban sin nada con los usuarios en casa, cuando no todos aguantan bien en casa, porque además son personas muy rutinarias y esto implicó romper por completo con sus rutinas, que se llevan trabajando toda la vida con ellos. La asociación además tampoco podía cerrar y seguir pagando los sueldos a los trabajadores y estar sin cobrar las terapias, porque no las podíamos dar eso hubiera supuesto la desaparición. Al ser esenciales no nos podíamos acoger a un ERTE y al final tras informarnos optamos por la teleterapia, que denominamos “Tu terapia en casa””, apuntó.

Llorente explicó que fue una nueva experiencia que se basó en el ensayo y error y con mucha fuerza de voluntad, tanto de las terapeutas como de las familias,  se sacó adelante gracias las redes sociales y las nuevas tecnologías, a la gente que no tenía medios tecnológicos o no sabían usarlo se le mandaron ejercicios y pautas de comportamiento por vía postal. “Lo que se intentó fue mantener lo que habían ganado o pautas para mantener el comportamiento,  tiramos mucho de teléfono y ordenador. Trabajamos muchísimos, porque había que adaptarse a lo que las familias tenían en sus casas y además había que explicárselo muy bien para que lo hicieran y lo entendieran. Funcionó muy bien, aunque no era la terapia deseada era mucho mejor que dejar a los usuarios sin nada durante meses”, afirmó.

Nora abrió sus puertas a finales de mayo, con el 50% de los usuarios por el miedo al coronavirus y hasta agosto dieron la opción a las familias que no estaban preparadas para ir de mantener la teleterapia de manera más estructurada, con unos horarios similares a los de antes de la pandemia. A lo largo de los meses se han ido incorporando la mayoría de los usuarios. Llorente lamenta el que se han perdido las terapias grupales que les servían para relacionarse, además de diferentes talleres como el de cocina que les gustaba mucho, pero no pierden el ánimo de poder recuperarlos cuando esté lista la vacuna.

Para estas Navidades la Asociación Nora ha elaborado unos calendarios solidarios, que cuestan 7 euros, con doce comercios de Pola para apoyarles en estos duros momentos como ellos lo hacen día a día con el colectivo. También se decorará el tradicional árbol de Navidad que se colocará en la Plaza del Ayuntamiento de Siero, que este año contará con dibujos de los niños polesos, lo que se ha tenido que suspender para evitar aglomeraciones es el tradicional encendido y el reparto de chocolate.