[X]

Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar su experiencia de usuario y ofrecerle los mejores servicios.
Si continua navegando, consideramos que acepta su uso. Puede cambiar la configuración u obtener más información en nuestra Política de Cookies.


El 100% de los alumnos del Centro de Educación de Personas Adultas de Centro Oriente aprueban el acceso a la universidad para mayores de 25 y 45

César Gonzalo Hevia, ocupa ese cargo desde el año 2002 e imparte clases en 1º y 2º de ESO del ámbito social, en concreto Geografía e Historia

Publicado el 23/11/2020
El tapin El 100% de los alumnos del Centro de Educación de Personas Adultas de Centro Oriente aprueban el acceso a la universidad para mayores de 25 y 45César Gonzalo Hevia

El 100% de los alumnos del Centro de Educación de Personas Adultas de Centro Oriente aprueban el acceso a la universidad para mayores de 25 y 45

El director del Centro de Educación de Personas Adultas de Centro Oriente, César Gonzalo Hevia, ocupa ese cargo desde el año 2002 e imparte clases en 1º y 2º de ESO del ámbito social, en concreto Geografía e Historia, “todo el profesorado de este centro tiene las mismas funciones y realiza el mismo trabajo que los profesores que imparten clase en los colegios de primaria y secundaria, porque convivimos docentes de los dos niveles de enseñanza”, explicó. El centro cuenta con alumnado de Siero, Nava, Infiesto, Noreña, Bimenes y Sariego, la mayor parte proviene de localidades como El Berrón, Noreña y Nava.

El Centro cuenta  con todas las enseñanzas: desde la formación básica que sería lo que antiguamente se denominaba alfabetización, que ahora se ha modificado porque no hay analfabetos como tal, sino que es más bien una analfabetización digital, donde considera que se incluye mucha gente. También imparten clases de refuerzo de primaria y hay un grupo que recibe clases de español para extranjeros. En educación básica casi llegan a los 40 alumnos y es presencial.

Se imparte la Educación Secundaria Obligatoria (ESO) para adultos, que cuenta con dos modalidades, una que es presencial y otra a distancia, en las dos versiones cuentan con un alumnado total este año de 90. Otra de las ofertas es la preparación del acceso a la universidad para mayores de 25 y de 45, “durante dos años seguidos el 100% de los alumnos que se presentaron a estas pruebas han aprobado y ya contamos de años atrás con abogados, docentes, psicólogos que prepararon aquí la prueba y no tenían sacado ni ESO ni el Bachiller. No cuentan con ningún título y pueden tardar dos o tres años en sacarlo, incluso alguna vez se presentan más veces para conseguir una nota superior, porque la necesitan para acceder a la carrera que quieren cursar, ya que son plazas limitadas”, afirmó.

Otra de las ofertas son las competencias clave, que va dirigido a las personas que tienen que conseguir los certificados de profesionalidad, pero no tienen la ESO, que es necesaria para acceder a los cursos que imparte el Servicio Público de Empleo para conseguir los certificados, “tenían un gran embudo y se firmó un convenio entre la consejería de Educación y el SEPE y lo impartimos nosotros que son 150 horas de competencias claves, que se realizan dos al año, si finalizan el curso con apto pueden acceder a los cursos del certificado profesional sin falta de tener la ESO y la prueba también es libre. Cuentan con dos grupos uno en Pola de Siero y otro en el aula de Nava”, explicó.

También se imparte el programa Mentor, que es una formación a distancia, solo se realiza en el centro la matrícula y el examen, hay un tutor asignado y hay cursos de todo tipo: informática, inglés, administración, no es enseñanza reglada y hay que pagar por ello. “Son 24 euros mensuales y no tienen unas horas propias porque depende del ritmo de trabajo del alumno, lo normal es tardar dos o tres meses. Lleva años sin subir la cuota, pero fue del que más bajo la matrícula, porque los perfiles cambian sólo hay que ser mayores de 16 años”, explicó.

Hevia aseguró que lo importante es la enseñanza reglada, que es la secundaria porque lleva una titulación y se trabaja con toda la flexibilidad que pueden. Además los cursos no son como en los colegios de octubre a junio, sino que se dividen en dos de octubre a febrero y después de febrero a junio, esto también aporta cierta flexibilidad, porque en lo que se realiza un curso normal en este centro se pueden hacer dos.

“Hay que adaptarse porque son adultos, trabajan a turnos y tienen que conciliar también. Lo que más ayuda es el contar con la distancia, aquí no se imparten asignaturas  sino que es modular y vas realizándolo según su disposición y gana. Te puedes matricular en un cuatrimestre de los módulos que desees. Otra de las situaciones que tenemos es que no todo el mundo se reincorpora a estudiar en el mismo nivel, puede haber personas que hayan dejado los estudios en 4º de ESO con alguna pendiente y luego otros alumnos tienen la antigua EGB y esos pasan directamente a 3º de ESO. Después hay otros que no tienen nada y suelen estar un par de años con la formación básica acudiendo de manera presencial. Esta formación básica también sirve para la gente que comienza en 1º de ESO”, apuntó.

En cuanto a la secundaria presencial aseguró que la flexibilidad es menor, porque hay que acudir a clase un número determinado de horas para poder llevar una evaluación continua, “hay alumnos que incluso combinan las dos modalidades vienen a clase porque le coinciden los horas y se lo pueden permitir y otros módulos los realiza a distancia. Otra de las facilidades que ofertamos es que los alumnos a distancia cuentan con tutorías, que ahora suele ser lo menos posible por la pandemia, ya que las realizamos a través de la plataforma Teams que ofrece la consejería de manera telemática”, apuntó. Durante el confinamiento se trabajó con los alumnos de secundaria y de acceso a la universidad de manera telemática, pero con los de formación básica no fue posible por la brecha digital que existe.

El director comentó que hay que tener en cuenta que los listados de alumnos no son fijos, el mes de septiembre se abre la matrícula que permanece abierta durante todo el año, salvo para secundaria presencial que a partir de noviembre se cierra, pero la distancia está abierta siempre. El centro está abierto por la mañana y por la tarde, aunque durante las primeras horas del día suele haber poco trabajo, solo tutorías de distancia, el grueso empieza desde las 15,30 hasta las 21 o 21.30 horas, dependiendo del día, que es cuando acuden los grupos presenciales en mayor medida.

Hevia aseguró que siempre le llamó la atención que son muchas más las mujeres que están matriculadas en la educación secundaria, pero en los resultado y la titulación son más hombres que mujeres. “En la parte de secundaria se realiza la prueba libre, que se hace una en enero y otra en junio y se puede aprobar en su totalidad o por módulos, y es curiosos porque siempre se presentan más mujeres, como en la prueba de acceso a la universidad, pero el mayor número de aprobados está entre los hombres. Tras realizar varios análisis y estudios  no sabemos determinar porque sucede esto”, reconoció.

En cuanto al perfil de los alumnos comentó que existe un grupo que está entre los 19 y los 24 años, que es gente que salió de los institutos, incluso alguno que es menor, porque pueden dar clase a alumnos de 17 años si cumplen una serie de requisitos y este curso cuentan con uno alumno. Otro de los grupos suele ser de 24 a 36 que necesitan por cuestiones laborales tener el título de secundaria y hay otro grupo mayor de más de 50 años que algunos deciden volver a estudiar para conseguir un ascenso en el trabajo. “En su día tuvimos muchos alumnos militares que entraban sin secundaria y les daban un margen de tiempo para conseguir el título y también el caso de personal de seguridad y policía local”, afirmó.