[X]

Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar su experiencia de usuario y ofrecerle los mejores servicios.
Si continua navegando, consideramos que acepta su uso. Puede cambiar la configuración u obtener más información en nuestra Política de Cookies.


Abraham Castellanos pasó de ser concursante a jurado del Concurso Regional de Escanciadores

Publicado el 30/09/2020
El tapin Abraham Castellanos pasó de ser concursante a jurado del Concurso Regional de Escanciadores

El vecino de Lugones y propietario de la Sidrería Villoria, Abraham Castellanos, forma parte del jurado del Concurso Regional de Escanciadores, que comenzó a celebrarse el pasado mes de julio con el certamen del Festival de la Sidra de Nava, que debido a la pandemia del coronavirus no contó con público y fue retrasmitido a través de las redes sociales por streaming.

Pero su vinculación con el certamen comenzó como concursante y también como organizador de varias pruebas, como la que organizaba en las fiestas del Cruce de Posada y la que sigue realizando en las fiestas de Nuestra Señora del Buen Suceso del Carbayu. “Se ha cambiado el jurado por completo, un día me llamo Saúl Moro, el de Sidrería Prida, que es el nuevo coordinador y me preguntó que me parecía pasarme de concursante a jurado, lo valoré porque yo llevo compitiendo desde el año 2002 aunque de manera intermitente, y nos metimos a ello”, comentó.

Castellanos comparte mesa con otros escanciadores, que además han sido ganadores del concurso como: Laura Ovín, campeona del año 2000, Nicolás Expósito campeón del año 95, que fue el que llevó a Abraham a su primer concurso; como suplentes están Félix De la Fuente que ganó en 2010, Saúl Moro, que fue subcampeón de Asturias y Ladín Ardura, que venció a finales de los 90. “Me parece que es un muy buen jurado, casi me preguntó que pinto yo entre todos ellos, este es un jurado en el que todos hemos estado ahí, hemos participado, escanciamos, tenemos negocios y eso considero que va a cambiar también el criterio que existía. La idea es hacerlo lo mejor posible y de manera más profesional posible”, explicó.

El jurado aseguró que han cambiado las puntuaciones y hay más diferencia entre los 10 primeros; se han comprado una bolas para sortear la posición en la que participa cada escanciador antes de cada concurso; se apuesta por la puntualidad, aunque Abraham confesó que con los protocolos del coronavirus les está costando llevarla a rajatabla, sobre todo porque les retrasa el streaming, ya que los certámenes se realizan sin público y se pueden ver a través de las redes sociales y están intentando que haya un mínimo de premios y trofeos.

En este momento, se han celebrado cuatro concursos en Nava, Gijón, Carreño y Villaviciosa, los dos primeros los ganó Wilkin Aquiles, el tercero Jaison Franco y el último Salvador Ondó. “Creo que el nuevo jurado impone mucho a los participantes, porque hay varios campeones de Asturias. La gente está más nerviosa y se escapa algún chorro, por ahora todos están muy contentos o eso nos trasmiten. Mi idea es hacerlo lo mejor posible”, reconoció.

Debido a la pandemia, por el momento no saben si se podrá realizar todos los concursos, porque se necesita como mínimo organizar un número de pruebas, pero de no ser así serán solo pruebas puntuales, “hay ayuntamientos interesados, entre ellos el de Llanera, pero por el momento no sabemos cuando se realizará otra prueba más. Si no será un año en blanco, en cuanto al nombramiento del certamen regional. Esto nos servirá de rodaje y el año que viene seguro que se organizará un campeonato en condiciones”, explicó.

Este año la media de participantes es de 20 escanciadores, y les lleva unas dos horas, porque cada participante tiene que llevar sus vasos, todos están con mascarilla, además entran por un sitio y salen por otro, el jurado y los participantes separados por la distancia de seguridad, hay geles a la entrada para lavarse las manos. Además, hay que inscribirse previamente, hasta que empieza el concurso. Otro de los problemas es que muchos trabajadores están en erte y las empresas están en mínimos como para que pueda acudir un camarero a participar. “Este es un año de transición, de aprendizaje y de rodaje”, afirmó.