[X]

Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar su experiencia de usuario y ofrecerle los mejores servicios.
Si continua navegando, consideramos que acepta su uso. Puede cambiar la configuración u obtener más información en nuestra Política de Cookies.


Ante la celebración de un falso aniversario

Publicado el 08/09/2020

El 8 de septiembre NO debería ser conmemorado en Asturias como nuestra fecha fundacional.

Y no debería serlo porque tal día nunca existió con el significado que se le pretende dar. El 8 de septiembre del año 718 o 722, ninguna virgen apoyó a los ástures y visigodos que trataban de no sucumbir ante el empuje de los norteafricanos. Covadonga, como Santiago y otros mitos patrios, fueron interesados inventos posteriores a los hechos ocurridos en el siglo VIII. Históricamente no se ha podido ni se podrá probar jamás.

Existen en cambio otras fechas importantes con un significado fuera de toda duda. Desde el ARA (Ateneo Republicano de Asturias) hemos venido postulando desde hace tiempo el día 25 de mayo como muy apropiado para que sea considerado el Día de Asturias: en 1808, en Oviedo, miles de asturianos llegados de toda la región asaltaron la Fábrica de Armas, se personaron ante la Audiencia, en la calle Cimadevilla, rechazando la sumisión de ésta a Napoleón y, días después, proclamaron la Junta Suprema que tuvo la gallardía de rebelarse ante el dominio francés, declarar la guerra a N. Bonaparte y enviar emisarios a Inglaterra para recabar su apoyo en la lucha contra los franceses. Comparemos estos hechos, en los que sobresalieron además dos mujeres -¡hace más de doscientos años!- con la mitología de Covadonga. No hay color. Por cierto, en la Junta Suprema destacaría posteriormente el padre del que luego sería General Rafael del Riego.

Lo que ignoraba la Junta Suprema es que Fernando VII llegó a la ignominia de felicitar a Napoleón Bonaparte por sus victorias militares en España, y le suplicó que nombrara a su hermano Carlos general de su Ejército…..para matar españoles ¡que estaban luchando y muriendo por él!, como uno de los grandes patriota de la época y sobresaliente intelectual, D. Álvaro Flórez Estrada, se encargó valientemente de recordarle a Fernando VII en escritos posteriores.

Desde el laicismo progresista y republicano que defendemos, y que deberían defender muchos partidos políticos, señaladamente el Partido Socialista Obrero Español, pedimos que comience un debate científico y sereno sobre el Día de Asturias.