[X]

Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar su experiencia de usuario y ofrecerle los mejores servicios.
Si continua navegando, consideramos que acepta su uso. Puede cambiar la configuración u obtener más información en nuestra Política de Cookies.


Lydia Is: Cuando llegué al Ayuntamiento de trabajar y estar en contacto con la administración como periodista sorpresas no me llevé, pero fue peor que de lo que me esperaba.

“Durante la pandemia la gestión que se hizo fue unilateral y nefasta, centrada en recortes y sin alternativas”

Publicado el 18/08/2020
El tapin Lydia Is: Cuando llegué al Ayuntamiento de trabajar y estar en contacto con la administración como periodista sorpresas no me llevé, pero fue peor que de lo que me esperaba. Lydia Isis

-¿Cómo valora la experiencia como concejala?

- Ha sido buena, al principio con la preparación de la campaña el trabajo fue bastante intenso y supuso vivir una cosa que nunca había vivido. Me gustó, fue interesante, he conocido a mucha gente y he entrado en contacto directo con muchas personas. Cuando llegué al Ayuntamiento de trabajar y estar en contacto con la administración como periodista sorpresas no me llevé, pero fue peor que de lo que me esperaba.

-¿En qué sentido?

- Desde el principio encontramos muchas trabas, no nos dejaron acceder a los expedientes, que antes sí que se podía a través del programa de gestión integral AUPAC, y a lo que entraba por el registro, con lo cual, bloqueando todo eso te quedabas sin saber si había vecinos que realizaban peticiones, porque si no te avisaban o te las metían en el buzón era imposible saberlo, porque nunca te llegaban.

Eso poco a poco va limitando mucho la labor que tienes que hacer, además al no tener acceso tampoco a los expedientes había que pedir permiso y la estrategia del equipo de gobierno era tardar en contestar, si contestaba era para dar otra vuelta y decir que faltaba otro documento, luego ir a ver al funcionario, ese funcionario no era el que tenía que darte la información y tenías que volver a otro. En definitiva marear, marear y marear para que al final te cansaras. Eso nos pasó con varios expedientes y sabemos que no somos los únicos de la exposición a los que nos lo hicieron, también es verdad que hay gente de la oposición que si tiene acceso a esos expedientes y estaría bien que el  equipo de gobierno aclarara el criterio que se sigue.

El balance es agridulce, porque por parte del grupo municipal se trabajó bien y se hicieron cosas, y por otra parte, lamentar la actitud del gobierno porque no te permite hacer tu trabajo normal, que es analizar y criticar la gestión política del equipo de gobierno.

-¿Esa actitud del equipo de gobierno formó parte de su decisión de renunciar?

Todo influye y todo suma, sería mentiría si dijera que eso en cierta manera no influyó, no fue la razón determinante pero sí que tiene peso, porque es bastante frustrante querer hacer cosas y no poder. Ahora quiero abordar otros proyectos y estuve valorando si continuar, pero al final no sabía para que, solo iba a estar ahí sin poder hacer mucho más.

-¿Cuál es el futuro que le espera?

- Mi intención sería poder aprobar una oposición y tener un puesto fijo, pero entre que llegué y no voy a seguir manteniendo mi puesto de trabajo, además seguiré desarrollando otros proyectos profesionales e intentando que salgan adelante, sin dejar el puesto de trabajo.

-¿Tiene algún consejo para los concejales que se quedan y el que se incorporará?

-Edgar y Tárik no necesitan consejos, porque saben igual que yo como están las cosas y a quien llegue nuevo que tenga mucha paciencia, la que no tuve yo. Que tenga paciencia sobre todo con las actitudes, no tanto con la situación en general. Es bastante duro asistir a un pleno donde se insulta, se menosprecia y en el que se intenta burlar de lo que opina el otro, no creo que esa sea la mejor forma de hacer política y por desgracia aquí es lo que está primando, el negar información, tener falta de transparencia, llegar a los plenos y soltar un mitin en el que parece que hay que aplaudir y si no pues te ridiculizan y no son así las cosas.

- En su renuncia da las gracias a los trabajadores municipales

-El Ayuntamiento no funcionaría si no fuera por los trabajadores municipales, eso es algo que todo el mundo que entra en política debería saber, sin funcionarios las administraciones no funcionan. Aquí nos encontramos desde el principio con la herencia de problemas que ya se dieron en el mandato anterior, pero que se vinieron agravando y es preocupante, porque ya al principio había quejas como el problema con la Policía Local.

En  este asunto hace falta una investigación sería que se aporte toda la información que hay y se ponga encima de la mesa para depurar responsabilidades, porque no todos tendrán la razón absoluta, se están vertiendo acusaciones por ambas partes que considero muy graves y que deben aclararse. El alcalde deberá dar explicaciones sobre la llamada al despacho que hizo a un subinspector de Policía, en la que estuvo coaccionado y amenazando y debería dar explicaciones, más allá de haber negado que eso exista cuando todos los sabemos y lo hemos escuchado.

-¿Cuál es su mejor momento?

- El más especial fue poder casar a dos amigos, en octubre de 2019. Me encantó y me lo llevó con mucho cariño. Además dentro del grupo se hicieron cosas, unas salieron y otras no. Se trabajó mucho, como la moción que se presentó para forzar a la propiedad de Parque Principado a dar unos plazos para la construcción de los accesos  y terminar de cumplir lo que falta del convenio, no salió adelante pero me quedo con el trabajo que se hizo.

Se ha conseguido que el Ayuntamiento se incorpore a la estrategia de residuos cero, que confió en que no se quedé en un brindis al sol y se lleve a cabo, además de que se invierta de manera real en la implantación del contenedor marrón  en el concejo.

Trabajamos en conjunto con otros grupos municipales,  como el trabajo realizado por Hugo Nava, concejal del PP, y yo a nivel personal donde solicitábamos mejorar las bases de las subvenciones de deportes, que fue antes de la pandemia. Se llegaron acuerdos para mociones conjuntas como la implantación del servicio de Madrugadores en el colegio público de Lieres; la mejora de la zona rural y la Policía Local. El problema para llegar a acuerdos no lo tiene  la oposición, además sabemos aparcar diferencias políticas y trabajar en conjunto cuando es necesario, por el interés de los vecinos.

IU está trabajando ahora en solucionar el problema de la parada del transporte escolar en Samartino, que afecta a un alumno que estudia en el IES Juan Villanueva, para que esté resuelto al inicio del curso. Se estuvo trabajando en conjunto con el grupo parlamentario y se presentaron varias iniciativas y la consejería de Educación había trasladado su disposición a revisar la situación.

-¿Y peor momento?

-El más desagradable fue el del pleno de la zona rural, porque encontrarse con vecinos en la puerta y la negativa de dejarles acceder al pleno sin saber muy bien por qué fue muy feo. Desde el primero momento, dije que si ellos no entraban yo no iba a entrar y hubo más ediles que lo apoyaron y tampoco entraron, pero era algo de ley.

Lo que está claro es que el equipo de gobierno y el alcalde son expertos en crear problemas y en lugar de solucionarlos agravarlos, si no son capaces de  buscar soluciones ni alternativas hay otros siete grupos municipales que pueden aportarlas. El problema de la Escuela de 0 a 3 fue un espectáculo lamentable, en el que se usó a las familias en una guerra personal del alcalde con la consejería de Educación y poniendo en juego la situación de familias que necesitan una solución para poder conciliar, porque son una necesidad para la gente que trabaja. Esta pandemia debería de servirnos para darnos cuenta de que no todo el mundo puede teletrabajar.

Durante la pandemia la gestión que se hizo fue unilateral y nefasta, centrada en recortes y sin alternativas. No se hizo nada cultural se optó por cancelar todo en lugar de buscar la manera de seguir haciendo actividades como en otros Ayuntamientos. En cuanto a la conciliación, para los niños hubo actividades puntuales, pero el Consistorio tiene capacidad suficiente para organizar un campamento en condiciones, en el que se hubiera permitido a los niños estar como otros años. Al final es el querer, vale más la intención y el tener ganas de trabajar, que parece que no se tienen.

Otro ejemplo es la suspensión de Agrosiero, cuando se podían haber buscado soluciones como un certamen a puerta cerrada con el mercado más distribuido en lugar de concentrarlo, porque en el Mercado de Ganado hay espacio suficiente para organizar algo con seguridad. La gente está cumpliendo con las normas, no hay que tirar todo para abajo, hay que trabajar por querer hacerlo.

Se optó por los recortes en puestos de trabajo, en subvenciones y ayudas, en lugar de recortarse el sueldo y los asesores