[X]

Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar su experiencia de usuario y ofrecerle los mejores servicios.
Si continua navegando, consideramos que acepta su uso. Puede cambiar la configuración u obtener más información en nuestra Política de Cookies.


"El Alcalde nos acusa de realizar horas extras, ocultando que su Concejal de Policía, realizó un escrito donde hacía mención a la escasez de Policías"

Publicado el 25/07/2020

Me llamo, Félix, y soy Subinspector de la Policía Local de Siero, con 20 años de antigüedad. El motivo de este escrito, como expresé días atrás, es comunicar a todas las personas residentes en este municipio, que, con fecha, jueves, día 2 de julio de 2020, he presentado en el Registro del Ayuntamiento un escrito, extenso, de 74 folios, con el objeto simple de desmentir todas y cada una de las acusaciones que el señor Alcalde y el señor Concejal de Policía han venido vertiendo sobre el Cuerpo de la Policía Local en los medios de comunicación desde el 1 de noviembre de 2019.

Primeramente, quería hacer un pequeño recordatorio de lo expuesto en el día de ayer y que consta en dicho escrito. El Alcalde nos acusa de realizar horas extras, ocultando que su Concejal de Policía, realizó un escrito donde hacía mención a la escasez de Policías y a que aprueba una partida de 50.000 euros para la realización de servicios extraordinarios, que podría aumentar en un futuro debido al número de agentes con los que cuenta en la actualidad la plantilla de la Policía Local. El Alcalde falta a la verdad acusándonos de absentismo injustificado alegando no tener conocimiento de nada, pero su Concejal de Policía durante casi 6 meses ha estado despachando a diario con el anterior Comisario-Jefe con el cuadrante de servicio en la mano; no teníamos fichero porque el señor Alcalde en sus 6 años de gobierno no nos lo ha instalado; el anterior Concejal de Policía con cargo electo entre 2015 y 2019 declaró que se tenía conocimiento del funcionamiento total del servicio policial y que no se pudo aprobar un cuadrante de servicio por las constantes negativas del Regidor; la persona que, entre enero y mayo de 2020, es nombrada por el Alcalde, Jefe en funciones de la Policía Local, presenta en septiembre de 2018 un escrito en el Ayuntamiento donde denuncia las horas compensatorias, pero no le importa, ese mismo mes, disfruta cuatro días de permiso con cargo a esas horas, y sigue disfrutando de las mismas hasta finales de 2019; el anterior Comisario-Jefe realiza en 2018 un informe donde explica con todo detalle el funcionamiento del servicio policial, pasando dicho informe por la COMISIÓN DE OBRAS Y SERVICIOS. El Alcalde falta a la verdad cuando dice que somos 50 o 51 Policías, tergiversando la realidad, cuando sabe que realmente los que atendemos las llamadas del 092 y los requerimientos de los ciudadanos de Siero solo somos 38 funcionarios policiales, divididos en 5 Grupos de Trabajo. El Alcalde que dice ser fiel cumplidor de la legalidad, realiza obras en su vivienda, sin tener licencia de obras, obteniéndola días después que un vecino de Lugones le denuncia por una supuesta agresión. El Alcalde no facilita a quienes hemos solicitado, incluido, varios Grupos Políticos de la oposición, las facturas referidas a unas obras de mantenimiento vial que se firmaron en enero de 2020 y que se pagaron en marzo de 2020, todo ello, con el fin de comprobar que no se han pagado como realizadas en 2020 cuando realmente se llevaron a cabo en 2019, y donde se quiere comprobar si algún Policía Local ha podido firmar esas facturas como Técnico. Existe una alianza surrealista entre el Alcalde y el Concejal de Policía, con, principalmente, 4 “policías” (aunque hay alguno más), que tienen expedientes disciplinarios abiertos, algunos hasta 6, que han caducado de forma inexplicable; que tienen además alguno de ellos en el Negociado de Personal otros Actas por sus comportamientos y cuyo procedimiento no se sabe que trámites han seguido. Uno de ellos fue condenado por injurias graves con publicidad al Alcalde (cuando era Concejal) y a una de sus asesoras; otro hizo burla del Alcalde en redes sociales, haciendo un fotomontaje del Regidor; esos 4 “policías” han salido en una foto publicada en las redes sociales alardeando ser la kaleborroka de Pola de Siero, no creyendo necesario, explicar el significado de ese gravísimo término relacionado con el terrorismo; alguno tiene hasta dos protocolos antiacoso abiertos; son numerosos los informes existentes de otros Agentes reflejando las faltas de respeto de alguno de ellos; se insulta y ofrece ostias a un subordinado y no pasa nada, bueno si, el expediente caduca de forma inexplicable. Uno de ellos retira el arma a un Agente, realizando un informe sin pedir, escuchar, ni recibir información del Agente afectado, escuchando sólo la versión de su amigo, llegando hasta el punto de forzar el armero y sacar el arma sin presencia del Agente. Esto son solo alguno de los ejemplos, llevados a cabo por los funcionarios policiales a los que el Alcalde en los medios de prensa, llama “Agentes leales”.

El Alcalde, como tiene que ser, dice en noviembre de 2019 que tiene conocimiento de “graves irregularidades” cometidas por el Cuerpo de la Policía Local, y como Autoridad pública que es, pues lo soluciona como en el viejo oeste, llamándome a mí, en mi día de descanso, por teléfono, el día 5 de noviembre de 2019, indicándome que me persone en su despacho inmediatamente y que no le diga nada a mi Comisario-Jefe ni a otro Subinspector (dice su nombre). Insiste y repite incluso en ello, que no les diga nada a esas dos personas, que vaya yo solo sin decir nada a nadie. Una vez allí, me tiene 47 minutos en un despacho cerrado, con una de sus asesoras, que no es empleada pública del Ayuntamiento, y lo primero que me dice, como ya se mencionó en los medios de comunicación el 4 de diciembre de 2019, es que lo que iba hacer era para salvarme a mí, que lo que iba hacer era denunciar al Comisario-

Jefe y a otro Subinspector, sólo a ellos, y que ese mismo día había estado al habla con un Teniente de la Guardia Civil que venía dispuesto a ir a Fiscalía. Yo solo tenía que declarar en contra de ellos, porque además, otras dos personas le habían dicho que los responsables eran el Comisario-Jefe y ese otro Subinspector. Pero para tranquilidad de todo el mundo, el señor Regidor, ostentando la máxima Autoridad del Ayuntamiento de Siero, la persona que gobierna el cuarto municipio de Asturias, tuvo a bien detener el ímpetu de ese compañero de la Guardia Civil, diciéndole que lo iba arreglar él internamente. Como no accedo a sus pretensiones ni a sus pactos, ya me empieza a hablar de expedientes disciplinarios. Tras esos 47 minutos, me pasa a otro despacho, donde sorprendentemente está el Secretario del Ayuntamiento y la Abogada Consistorial que, como máximos exponentes jurídicos del Consistorio, en ningún momento detienen esta situación tan inconcebible, y se me somete a un interrogatorio, donde no sólo es el Regidor el único que me hace las preguntas, si no, que no se me informa por parte de ninguno de los allí presentes, de por qué estoy ahí, de en qué calidad estoy, si tengo o no derecho a declarar y/o si tengo derecho a estar asistido de abogado. Tras 29 minutos, me levanto y me marcho. Esto se hace a un Agente de la Autoridad, un Subinspector de la Policía, a un funcionario de carrera con 20 años de profesión. Deseo suerte, valentía y fortaleza a la gran cantidad de personal eventual que suple las muchas vacantes de funcionarios de carrera que no se están cubriendo en este Ayuntamiento. Decía una concejala en los medios de comunicación el día 16 de diciembre de 2019, que “hay un ambiente en el Ayuntamiento de tristeza y miedo que no me gusta”, los trabajadores piensan “cuidado, el que se pase un pelo, tendrá represalias”.

Que también se podrá ver en el escrito un hecho gravísimo, incomprensible, y a la vez, entristecedor porque pueda suceder en pleno año 2020, al que el Regidor no ha dado aún explicación y que tiene que ver con el primer archivo de la denuncia presentada por el Sindicato SIPLA en los juzgados. No me explico como es posible que el señor Alcalde puede publicar en su red social “Facebook”, a las 07.49 horas del domingo, día 15 de diciembre de 2019, el archivo de esa denuncia, pues, lo publica antes que se firme la Resolución judicial, estando fechada ésta última un día después de la publicación del Alcalde (lunes, día 16 de diciembre).

Que en el escrito que presenté en el Ayuntamiento, se podrá ver, la noticia del viernes, día 1 de mayo de 2020, donde se publica “el Alcalde de Siero denunciado por saltarse el confinamiento”. A día de hoy todavía no se ha explicado por parte del Regidor si esa asistencia al despacho se encontraba entre los casos indispensables y/o urgentes autorizados por el Ministerio del Interior. No se ha explicado, como ha hecho la inmensa mayoría de los ciudadanos de este País, siguiendo las instrucciones del Gobierno de la Nación, de obligatorio cumplimiento al estar en pleno estado de alarma, si esa consulta no se podía haber hecho como indicaban los protocolos, vía telefónica o vía telemática. Tampoco se ha explicado, como en pleno Estado de Alarma el Alcalde de Siero puede decir en los medios de comunicación que estaba en Oviedo repartiendo mascarillas a unos de motu proprio y al mismo tiempo decir que es Alcalde las 24 horas del día. Ósea, ser Alcalde implica en pleno Estado de Alarma pasearse por otro municipio distinto al suyo, repartiendo mascarillas a unos amigos. Tampoco ha explicado si durante el Pleno telemático del pasado día 24 de abril estuvo en contacto con una persona, que también estuvo en la Casa Consistorial en ese pleno y días después en las primeras pruebas médicas dio positivo al covid-19. O si algún operario municipal o empresa procedió a raíz de eso, posteriormente, a la limpieza de alguna de las dependencias del Ayuntamiento, o si el Alcalde se sometió a alguna prueba días antes de ser denunciado por la Policía Local de Oviedo. Siguiendo los protocolos establecidos por las Autoridades Sanitarias, toda persona que pudiera haber tenido contacto estrecho, debería retirarse de la vida laboral diaria y permanecer en el domicilio durante 14 días, permaneciendo bajo control y seguimiento médico, no pudiendo de ninguna de las maneras salir a la vía pública. Esperemos que la propuesta de sanción formulada por la Policía Local de Oviedo no quede sin efecto.

Que también se podrá ver en el escrito, que el Alcalde, faltando una vez más a la verdad, salió en los medios de comunicación acusando a la Policía Local que “no hacíamos partes de trabajo”. Debería explicar por qué se atreve a decir esa mentira, si desde hace años, de forma diaria, se le han ido entregado, personalmente, los partes diarios que hacían las patrullas de los tres turnos de trabajo. Esos partes de trabajo diarios, TENÍAMOS que entregarlos todos los días personalmente en su despacho y, a primera hora de la mañana. Tenía los partes de trabajo en su despacho y sale faltando a la verdad diciendo que no había. Incomprensible. Si fuera cierto, por qué entonces no pidió explicaciones o responsabilidades si le faltaba algún parte. He de suponer que, como es habitual en esta persona, pues no tenía conocimiento que mis compañeros acudían a su despacho a dejarle diariamente esos partes de trabajo, o simplemente hemos de suponer que como eran documentos que venían de la Policía Local no perdía su tiempo en prestarles atención.

Que en escrito también se podrá ver que el Alcalde, el 15 de enero de 2020, en una entrevista en el periódico Comarca del Nora, se atreve a faltar a la verdad señalando que “el Policía Municipal que menos cobra es 34.000 euros al año, y la cifra normal está entre 40.000 y 50.000 euros, cobran mucho más que infinitos médicos, abogados, ingenieros, investigadores, etc…”. Ya esa comparación es odiosa, resulta dañina, y es intencionada, confrontándonos con otros colectivos profesionales, colectivos, por cierto, cuyo sacrificio, vocación y trabajo para con el servicio público es real, no como la palabrería y la demagogia del señor Alcalde. Igual que miente sobre nuestros sueldos, debería mencionar lo que cobra él (explicando todo tipo de concepto). Lamentable. La Policía Local no cobra “pluses” por asistir a un accidente de trabajo, no cobra “pluses” por actuar ante un caso de violencia de género, no cobra “pluses” por actuar ante un suicidio, no cobra por ir desde su casa a su lugar de trabajo como ha hecho el señor Regidor, no tenemos asesores ni los necesitamos porque nos valemos por nosotros mismos para realizar nuestras funciones, que dicho sea de paso, abarcan muchas materias, como protección de Autoridades, policía administrativa, policía judicial, efectuar diligencias de prevención y cuantas actuaciones tiendan a evitar la comisión de hechos delictivos, vigilar espacios públicos, atención sanitaria en primera instancia de personas heridas o que necesiten asistencia; extinción primaria de incendios, y un largo etcétera.. En cambio, al Alcalde, con una subida del sueldo importante (que los funcionarios nunca podrán tener, ni esos médicos que mencionaba, ni los abogados, ni en general, cualquier ciudadano), no le vale el trabajo de los empleados públicos de este Ayuntamiento, teniendo que contratar hasta cuatro asesores, teniendo que cobrar dietas en concepto de kilometraje por utilizar su vehículo en lugar de los disponibles en el Ayuntamiento para ir de Lugones a Pola de Siero, cobra por asistencia de plenos, por plenos telemáticos, etc…

Cómo se puede mentir de esa manera con nuestros sueldos, cuando sabe que, por ejemplo, en el año 2019, el último Agente que se incorporó a la plantilla, es decir, el que menos años lleva en el Cuerpo (2 años), aplicándosele un descuento del 17,19, cobró del Ayuntamiento, 27.530 netos. En mi caso, Subinspector número 049, con 19 años de servicio (6 trienios), cobré, como consta en Hacienda, 33.190 euros netos (sueldo mensual del Ayuntamiento 1897,21 euros), teniendo 5.700 euros de retenciones y con un descuento del 17.25. Uno de los Agentes que en el año 2019 ha realizado mayor número de servicios extraordinarios, si no es el que más, ha cobrado del Ayuntamiento, 34.000 euros netos. Y por poner otro dato, que clarifica aún más las mentiras del Alcalde en sus acusaciones, el funcionario policial más antiguo, recientemente jubilado, con 33 años de servicio (11 trienios), y con una retención del 18.95, en el año 2019 cobró del Ayuntamiento, 27.960 euros (sueldo mensual de 1954,30 euros).

Resulta lamentable que el Alcalde pueda, con esa libertad y con esa evidente intención de perjudicar al colectivo policial, hacer esas comparaciones con el sueldo de los Policías Locales, cuando él, sin haber pasado ninguna oposición para ocupar su puesto, se sube el sueldo más de un 25%, cuestión que un Policía Local, ningún otro empleado público y ningún ciudadano puede hacer; cobra dietas por asistencia a Plenos; y ha cobrado dietas en concepto de kilometraje por usar su vehículo particular cuando podría haber utilizado los automóviles del Ayuntamiento. Y nos acusa a nosotros de cobrar sueldos que no cobramos, cuando para sus servicios, contrata a 4 personas como asesores, cuyo sueldo pagan los vecinos de Siero a los que tanto alude diciendo que todo lo que hace, lo hace por ellos, y además, contrata a más asesores para otros Grupos de la Oposición, también con cargo para los ciudadanos de este municipio, todos ellos, sin haber superado proceso selectivo alguno como el que obligatoriamente tienen que pasar todos los empleados públicos, siendo únicamente necesario para ser asesor, como es algún caso de los reseñados, formar parte de una lista electoral. Triste y lamentable que el máximo mandatario de un Ayuntamiento de más de 50.000 habitantes, pueda hacer esto y hacer esas comparaciones odiosas, siendo él, un ejemplo de evidente despilfarro económico para las arcas municipales.

Y no quisiera terminar, sin hacer mención, como se podrá ver en el escrito presentado en el Ayuntamiento, al hecho que el Alcalde y el Concejal de Policía nombran como Jefe en funciones de la Policía Local, entre enero y mayo de 2020, y también a día de hoy, cuando el actual Comisario-Jefe se ausenta por vacaciones, a una persona que tiene 6 expedientes disciplinarios abiertos que han caducado de forma inexplicable, expedientes que los servicios de prevención que hicieron la evaluación de riesgos psicosociales concluyeron que debían resolverse sin dilación. Tiene otros Actas que están esperando en el Negociado de Personal, remitidos por el anterior Comisario-Jefe, y que deberían acabar igualmente en la apertura de expedientes disciplinarios. Existen informes de otros muchos Agentes, que deberían acabar igualmente en la apertura de expedientes disciplinarios por faltas de respeto. Es una persona que en un Grupo Whastapp donde había más de 35 Agentes insulta y ofrece ostias a un subordinado, siendo este hecho, uno de los expedientes que ha caducado de forma inexplicable. Es una persona que ha acusado

al anterior Comisario-Jefe e incluso ha presentado escritos en el Ayuntamiento sobre ello, acusándole de estar implicado en el caso enredadera a pesar que un juez dijo que no existía relación alguna. Esa misma persona fue de testigo en contra del Regidor, a un juicio donde otro “Agente leal” fue condenado por dos delitos de injurias hacia el Regidor (cuando era Concejal) y hacia su asesora. Es una persona a la que en octubre de 2019, y ante tres Subinspectores, el Regidor insultaba en su despacho e indicaba que lo iba a destinar a la parroquia de Carbayín. Es una persona a la que el anterior Alcalde, Eduardo Llosa, mediante un oficio, debido a que no cumplía su trabajo de elaboración de informes de Disciplina Urbanística, le tuvo que recordar que tanto el Comisario-Jefe como el Alcalde ostentan la máxima responsabilidad del Cuerpo, y que debía obedecer igualmente las órdenes de servicio que el Comisario-Jefe le transmitía por vía oral o escrita, y que se encontraba en un instituto armado jerarquizado y que no debía saltarse ninguno de los escalafones con mando superior al suyo. Es una persona, que casualidades de la vida, el día que el anterior Comisario-Jefe de la Policía Local cesa, pone en su perfil whastapp, un samurái sujetando la cabeza cortada de un hombre. Es capaz de realizar un escrito denuncia contra otro Subinspector porque siguiendo las instrucciones de la Jefatura, efectúa un control de vehículos con 4 funcionarios policiales, exigiendo además en ese escrito denuncia, al anterior Comisario-Jefe, que prohíba la realización de controles con 4 Agentes e instaure un protocolo de actuación para la distribución de dichos dispositivos, en el que se contemple, los agentes mínimos que deben componer el mismo, funciones de los Agentes, distribución de señalización, lugares, etc., todo ello con el objetivo de realizar el trabajo policial con las mayores medidas de seguridad para los Agentes. Y luego él, realiza controles con 3 Agentes e incluso cuando ostenta la Jefatura de la Policía Local además de no establecer el protocolo que exigía al anterior Comisario-Jefe hace también controles con 3 Agentes e incluso da órdenes para que solo dos Agentes hagan un control de vehículos. Denuncia que se prohíba hacer controles con 4 Agentes y él, ostentando la Jefatura máxima de la Policía Local, ordena hacerlos con 2 funcionarios. Es una persona que se atreve a salir en una entrevista en la Nueva España faltando a la verdad y, con respecto a los expedientes disciplinarios abiertos que tiene, se atreve a decir que en los últimos 25 años nunca hubo un expediente en esta Policía Local, olvidándose que otro “Agente leal” ha sido condenado por dos delitos de injurias hacia el actual Alcalde (cuando era Concejal) del Ayuntamiento y hacia su asesora, y sancionado posteriormente disciplinariamente por el Consistorio. Es una persona que presenta un escrito en el Ayuntamiento faltando a la verdad sobre el permiso de conciliación familiar y laboral que tienen otros dos Subinspectores dando datos falsos con clara intención dañina. Es una persona que en las redes sociales hace un montaje burlón con la cara del Alcalde (cuando era Concejal) y en alusión a su trabajo en la Central Lechera le escribe “joder otra vez a hacer yogures”, donde además se ve un comentario jocoso de otro Agente leal, nombrado recientemente por el Regidor y por el Concejal, Subinspector en comisión de servicio, que dice “jajajajajajajaja”. Por cierto, esa Comisión de Servicio también da que hablar, y está reflejada en el escrito. Es una persona que una vez más se olvida que trabaja en un cuerpo jerarquizado y se salta el escalafón con mando superior al suyo (el de la Jefatura) el pasado día 5 de enero de 2020, con motivo de la celebración de las Cabalgatas de Reyes, evento que había organizado otro Subinspector que por aquellas fechas desempeñaba la Jefatura en funciones, y que días después fue cesado por el Alcalde por pérdida de confianza. Que un tercer Subinspector, encargado, por orden del Jefe en funciones, para llevar a cabo el operativo de la Cabalgata de Reyes de Pola de Siero fue relegado de su puesto por decisión expresa del Alcalde, asumiendo el operativo el “Agente leal” el mismo día del evento a escasas 2 horas del inicio del mismo, siendo destinado, para más inri, el Subinspector que lo había organizado, a la conocida Glorieta de Ullaga, donde no tenemos competencia en materia de tráfico, encargándose el “Agente leal” del dispositivo policial de esa Cabalgata, saliendo posteriormente el Regidor en prensa diciendo que esa Cabalgata de Pola había podido ser llevada a cabo gracias a unos Agentes leales. Es una persona, que nuevamente, se salta el escalafón de la Policía el día 5 de noviembre de 2019, cuando se procede por parte del Alcalde al desmantelamiento de las dependencias policiales de Lugones, colaborando con el Regidor, sin que el anterior Comisario-Jefe tuviese conocimiento de lo que estaba sucediendo. Es una persona que se anotó en el cuadro de servicio, sin autorización de la Jefatura, horas sindicales, disfrutándolas junto a otros dos “Agentes leales”, uno de ellos, el “nombrado” recientemente Subinspector en comisión de servicio que se reía de las burlas hacia el Alcalde. Que no sólo no hizo caso al Decreto del Negociado de Personal donde se le indicaba que no tenía derecho al disfrute de esas horas sindicales, si no, que también denunció al Ayuntamiento por ello al Juzgado, quién dio la razón al Consistorio. Es una persona que denunció a un Agente por disfrutar un permiso de lactancia, según él, de forma ilegal, incluso acusando a otro Subinspector de conceder ese permiso a sabiendas que era ilegal, no haciendo tampoco caso al Decreto del Negociado de Personal donde se le indicaba que se había concedido de forma correcta, denunciando aquel nuevamente al Ayuntamiento ante el Juzgado, fallando otra vez a favor del Consistorio. Es una persona, que como delegado sindical, denunció también en el juzgado, los

presupuestos municipales, archivándose el caso por parte de los órganos judiciales. Que también denunció al anterior Comisario-Jefe en la Fiscalía, siendo también archivada la causa. Es una persona que se atreve a presentar, como delegado sindical, un escrito denunciando que el cargo que ocupaba un Subinspector (ya jubilado), adjunto a la Jefatura, era ilegal, el cual, realizaba una gran cantidad de funciones con total brillantez y eficacia, tanto administrativas como técnicas, reforzando además el servicio de disciplina urbanística, y luego resulta, como es habitual, que denuncia una cosa y posteriormente hace lo que denuncia, a los pocos días de jubilarse aquel Subinspector, presenta, como sabe el Ayuntamiento, un escrito solicitando ocupar ese cargo, que en sus propias palabras anteriormente era ilegal, alegando ahora entre otras cosas, que le correspondía por ser el único Subinspector con carrera universitaria. Como se suele decir, y perdónenme la vulgaridad “para mear y no echar gota”. Y qué decir, con la nueva sección de violencia de género, que se separa sin justificación alguna a los tres Agentes que la llevaban con total profesionalidad y éxito desde hace años, y crean una nueva entre enero y mayo de 2020, que en lugar de guardar las fichas de las mujeres víctimas de violencia de género en un armario cerrado, como hacían los funcionarios que anteriormente llevaban la Sección, las colocan en un tablón de madera, apoyado sobre dos sillas, a la vista de todo el mundo, permitiéndose incluso algún “policía” a colgar en ese mismo tablón de madera, donde decimos que están esas fichas de mujeres protegidas, carteles ofensivos hacia otros funcionarios que no le siguen el juego. Y esto, son tan sólo unos pocos ejemplos del comportamiento y actitud de este “policía”. Esta es la persona que el señor Alcalde y el señor Concejal de Seguridad Ciudadana ponen al frente de la Jefatura de la Policía Local de Siero. ESTA, EN DEFINITIVA, ES LA POLICÍA LOCAL QUE QUIERE EL SEÑOR ALCALDE PARA EL MUNICIPIO DE SIERO. “AGENTES LEALES”.

Esto debería servir para que el Alcalde y el Concejal de Policía, presenten su inmediata dimisión. Y para que como se dijo ayer, Foro, Plataforma Vecinal de La Fresneda y Vox, pidan el cese en sus funciones del Alcalde, del Concejal de Policía y del Teniente de Alcalde, dejando de apoyar a este Equipo de Gobierno yendo de la mano del resto de Grupos de la Oposición para poner fin a esta dramática situación que tiene lugar en el Ayuntamiento de Siero y que este municipio sea lo que tiene que ser, un referente en Asturias. Pero también, debe servir, para que todos los servicios municipales competentes, de una vez por todas, “den un puñetazo en la mesa” y ponga fin a los comportamientos y actitudes que se están permitiendo, y en especial, para que pongan también fin a las actitudes y conductas llevadas a cabo por los llamados por el Alcalde, “Agentes leales”, que como se sabe, llevan casi 4 años causando un gran daño a este Consistorio. DIGNIDAD PARA LOS EMPLEADOS PÚBLICOS DEL AYUNTAMIENTO DE SIERO, y que de una vez por todas estemos alejados de personas que sólo ocupan cargos para causar daños en los esenciales servicios públicos.