[X]

Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar su experiencia de usuario y ofrecerle los mejores servicios.
Si continua navegando, consideramos que acepta su uso. Puede cambiar la configuración u obtener más información en nuestra Política de Cookies.


Como calificaría a un gobierno municipal que tarda más de un año en reponer un espejo en un cruce peligroso

Publicado el 22/07/2020
El tapin Como calificaría a un gobierno municipal que tarda más de un año en reponer un espejo en un cruce peligroso

Un cruce de Valdesoto, por el que transita un numeroso volumen de vehículos a diario y en el que se han producido ya varios accidentes, lleva más de un año sin un espejo que mejore su visibilidad. Este es el resumen rápido, sin fechas y sin detalles de la situación que se está viviendo en el acceso al barrio de Landia, donde confluye una carretera procedente de Leceñes. Pero existen otros dos datos que avalan la preocupación de los vecinos, entre los que me encuentro. El primero es que ese espejo existía previamente y fue tirado durante unas obras realizadas en las inmediaciones. Es decir, no se está reclamando algo nuevo sino la reposición de algo que ya existía porque ya se había demostrado, con los correspondientes informes técnicos, que era necesario. El segundo nace del silencio del Ayuntamiento de Siero que no ha dado respuesta a las reiteradas peticiones realizadas tanto de manera telefónica como presencial y por escrito oficial para realizar un trámite sencillo y de un presupuesto ínfimo. ¿En el Ayuntamiento de Siero se tarda más de un año en reponer un simple espejo en un cruce peligroso con mucho tránsito? ¿Es esto ejemplo de una gestión eficaz?

Las fechas y los detalles pueden ayudar a comprender la sorpresa de los vecinos.

El primer escrito presentado oficialmente en el consistorio data del 4 de julio de 2019. En ese documento, que se acompañaba de fotografías, ya se explicaba que el espejo regulador del tráfico se había roto en una obra y que era necesario para garantizar la seguridad de los vehículos que circulan por ese cruce.

Los firmantes de la solicitud -yo mismo soy uno de ellos- esperamos hasta el mes de octubre por una respuesta pero ante el silencio de la administración decidí hacer algunas gestiones personalmente para ver cómo se encontraba el trámite. Me remitieron a la Policía Local, ya que, al parecer, entra dentro de sus competencias. En la comisaría se me informó de que iba a ser imposible reponerlo de manera inmediata ya que la partida del año 2019 para este tipo de asuntos se había agotado. También me comunicaron que era algo de lo que tenía conocimiento el concejal responsable del área de Seguridad Vial, Víctor Villa. Intenté sin éxito comentarlo personalmente con él.

Así transcurrieron los meses, hasta febrero de 2020, cuando me pongo en contacto con personal de su concejalía para ver si con el nuevo presupuesto ya se puede acometer la “complicada y costosa” tarea de reponer un espejo que mejore la seguridad vial en un cruce. Quedan en responderme, pero eso nunca sucede.

Lo intento de nuevo a principios de marzo, antes del estado de alarma. Me garantizan que han pasado el aviso pero que no han obtenido respuesta. Quedan en volver a pasar el aviso. El resultado es el mismo. Ni se repone el espejo ni nadie me devuelve la llamada.

Cambio entonces de táctica y me dirijo a la Alcaldía. Llamo al secretario del alcalde, le explico lo sucedido y se compromete a notificar al Concejal Victor Villa, nuestra solicitud. Tampoco obtengo respuesta.

Quince o veinte días después, ante el silencio de este Concejal, llamo de nuevo. El secretario me confirma que ha pasado el aviso incluso por correo electrónico y que volverá a notificarlo por la misma vía.

El 30 de junio, casi un año después del primer escrito oficial, acudo personalmente al consistorio, en Pola de Siero, y lo intento por otro medio. Dejo un aviso a la recepcionista del ayuntamiento, con mi número de teléfono. Nadie se ha puesto en contacto conmigo.

Así que los vecinos de Valdesoto seguimos incluso en peor situación que hace un año, sin un espejo regulador del tráfico muy necesario y alucinados por la forma en la que el Gobierno local está tratando un asunto que debería ser de gestión ordinaria.

Termino casi como empecé, con dos preguntas que no puedo apartar de la mente: ¿En el Ayuntamiento de Siero se tarda más de un año en reponer un simple espejo en un cruce peligroso con mucho tránsito? ¿Es esto ejemplo de una gestión eficaz?