[X]

Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar su experiencia de usuario y ofrecerle los mejores servicios.
Si continua navegando, consideramos que acepta su uso. Puede cambiar la configuración u obtener más información en nuestra Política de Cookies.


Malestar entre los ganaderos y tratantes de Siero por el trato que reciben de varios veterinarios de la Oficina Comarcal Agraria de Pola de Siero

Publicado el 22/07/2020
El tapin Malestar entre los ganaderos y tratantes de Siero por el trato que reciben de varios veterinarios de la Oficina Comarcal Agraria de Pola de SieroVerónica Molleda

Varios ganaderos y tratantes de Siero han mostrado su malestar con dos veterinarios de la Oficina Comarcal Agraria de Pola de Siero, ya que consideran que supuestamente el trato que reciben por su parte no es el adecuado. Una de las personas afectadas recientemente fue Verónica Molleda, que decidió iniciar una campaña de recogida de firmas, para solicitar que estas dos personas cesen en su actitud. “Soy apoderada del CEA de mi padre, para hacerle yo los papeles en dicha Oficina y su actitud es completamente chulesca. Las personas que acuden pocas veces, porque tienen cuatro vacas pues van porque son tres veces al año aunque ya saben el trato que van a recibir, pero nosotros vamos hasta tres veces a la semana y la última vez ya fue la gota que colmó el vaso”, relató.

Verónica  comenzó a recoger las firmas el martes y el jueves, 23 de julio, lo seguirá haciendo en el Mercado Nacional de Ganado de Pola de Siero, estará allí desde las 9 horas, se repetirá la recogida todos los días del mercado (lunes y jueves). “Hace tres o cuatro años hubo una reunión para quejarse de uno de ellos. El problema último que tuvimos fue que pasé por la ventanilla en el Mercado de Pola para pedir una guía, se supone que si la vaca no está en el mercado siempre nos dicen que vayamos a partir de las 12 que tienen menos lío, fuimos primero y nos dijo un compañero de ellos que si podíamos ir más tarde, fuimos a las 12 y nos atendió uno de los veterinarios del que todos nos quejamos y me dijo riéndose qué para qué quería la guía y que iba guapa, que estaba cerrado y que él se iba y eran sólo las 12 de la mañana. Además es que me hacía falta la guía para mandar a los animales a Galicia, en uno de los camiones que salían desde el mercado, para poder compartir porte con otros ganaderos. Me lo dijo con mucha prepotencia y riéndose de mí, porque si me hubiera dicho de buenas formas que se tenía que ir no me lo hubiera tomado mal, me hubiera fastidiado, pero ya está. Además fue el lunes 20 de julio, que coincidía con El Carmín y sabía que no íbamos a poder ir a la Oficina a quejarnos”, narró.

Verónica entonces le solicitó una hoja de reclamaciones y el veterinario supuestamente le dijo que no las tenía ni se las iba a dar y la afectada fue a hablar con el director del mercado, “ya sabían que había tenido un problema con el veterinario. El director habló con la consejería y con ellos para que nos la dieran y nos dijeron que bajáramos que sí que nos la iban a dar, pero salieron los dos veterinarios conflictivos y nos dijeron “viste como estaba cerrado” y le dije que nos la iban a dar que solo era cuestión de voluntad y me dijo él: “si de mí dependierais”. Pero no le estaba pidiendo un favor es su trabajo y sólo eran las 12 de la mañana”, explicó. Al final el otro veterinario tampoco le dio la guía, lo que hizo que tuvieran que volver con los animales para su explotación, perdieron el dinero de la venta y además el de mantener al animal una semana más.

Molleda asegura que no es una actitud generalizada la de estos dos veterinarios, porque el resto les atienden muy bien y sin ningún problema. “Cada vez es más complicado vivir de la ganadería, cada vez son más las trabas burocráticas, cada vez es menor la rentabilidad de la actividad y si fuera poco a todo esto hay que añadirle tener que tratar con un personal totalmente incompetente, altanero, maleducado, condescendiente y prepotente que disfruta poniendo trabas a la más mínima oportunidad”, apuntó. Verónica ha solicitado cita en el Ayuntamiento de Siero para poner la reclamación ante el registro municipal y que su queja quede patente en la administración.