[X]

Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar su experiencia de usuario y ofrecerle los mejores servicios.
Si continua navegando, consideramos que acepta su uso. Puede cambiar la configuración u obtener más información en nuestra Política de Cookies.


La plataforma Siero escontra les Violencies Machistes reanuda sus concentraciones ante el Ayuntamiento

.“Queremos una nueva normalidad en la que los servicios sociales, la sanidad, la educación o el apoyo a personas dependientes sean servicios públicos y universales, para poner la vida en el centro, dando valor al trabajo de cuidados porque es el que permite que haya vida”.

Publicado el 05/07/2020
El tapin La plataforma Siero escontra les Violencies Machistes reanuda sus concentraciones ante el Ayuntamiento

.“Queremos una nueva normalidad en la que los servicios sociales, la sanidad, la educación o el apoyo a personas dependientes sean servicios públicos y universales, para poner la vida en el centro, dando valor al trabajo de cuidados porque es el que permite que haya vida”.

La plataforma  Siero escontra les Violencies Machistes ha reanudado sus concentraciones del primer sábado de cada mes señalando el agravamiento que ha conllevado el confinamiento para la situación de las mujeres que conviven con su agresor, “con un total de 8.790 hombres detenidos en España por violencia machista, lo cual da una media de 88 al día”.

Por otra parte, quisieron destacar el hecho de que los sectores laborales más feminizados hayan sido esenciales durante la pandemia, pues “de este mal sueño no hubiéramos salido sin las manos de las sanitarias, las cuidadoras, las cajeras  y las limpiadoras. Esas manos que arrastran numerosos callos con nombre de precariedad e invisibilidad y que siempre, no sólo ahora, son imprescindibles. Y digo ellas porque las mujeres representan el 70% de quienes trabajan en los sectores sanitarios y sociales, haciendo el triple de trabajo en cuidados no remunerados que los hombres”, constataba Gloria García. “Queremos una nueva normalidad en la que los servicios sociales, la sanidad, la educación o el apoyo a personas dependientes sean servicios públicos y universales, para poner la vida en el centro, dando valor al trabajo  de cuidados porque es el que permite que haya vida”.