[X]

Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar su experiencia de usuario y ofrecerle los mejores servicios.
Si continua navegando, consideramos que acepta su uso. Puede cambiar la configuración u obtener más información en nuestra Política de Cookies.


El mercadillo de Lugones cuenta con más de 15 años de historia

Publicado el 22/04/2016
El tapin El mercadillo de Lugones cuenta con más de 15 años de historiaTamara Lorenzo

“Los vecinos de Lugones son gente de confianza, a muchos de mis clientes les dejo que se lleven la ropa se la prueben y si me la tienen que devolver me la traen el viernes siguiente”

“en esta momento hay mucha gente porque hoy es fiesta, sino no hay tanta gente, suele venir a echar un vistazo cuando tengo algún descanso”

“los clientes en Lugones acuden a partir de las 12 de la mañana y más hoy al ser fiesta. Los días de lluvia y viento no suele venir nadie a comprar. Aunque yo vengo siempre a partir de las 9 para montar el puesto en los soportales”

 El mercadillo de los viernes de Lugones cumplió su decimoquinto aniversario. Fue el 30 de junio del año 2000 cuando se implantó el primer mercadillo semanal de la historia de Lugones. Nació con mucha polémica no sólo política, sino entre el sector de los comerciantes y los vecinos de los aledaños. Desde siempre estuvo en la misma ubicación, pero esta cambio de nombre, ya que en un primer momento se  denominó Parque Central y después fue bautizado como la Paz.

Tal y como recordó el cronista de Lugones, José Antonio Coppen, la Asociación Libre de Vendedores Ambulantes (Alva), presentó durante siete años la solicitud para la creación de un mercadillo semanal en Lugones, pero no fue hasta el 18 de febrero del 2000, fecha en la que se aprobó en una sesión extraordinaria en el Pleno, presidido por aquel entonces por el alcalde socialista, Juan José Corrales, y en virtud del pacto firmado por el grupo Conceyu de Lugones, siendo concejal del mismo, Miguel Ángel Suárez. Coppen apuntó que el gran mérito de su implantación le correspondió a la Asociación de Vecinos San Félix de Lugones, presidida por Joaquín Álvarez, y a Conceyu.

La Asociación de Servicios y Comercios de Lugones (Asecol) fue creada en ese momento para oponerse a la implantación de esta actividad comercial, pero con el paso de los años la iniciativa está más que asumida, incluso es el día de la semana que Lugones recibe más cantidad de visitantes, que revierte en gran medida en el beneficio de los comercios que están en la localidad. Lo mismo ocurre con la hostelería que ha visto aumentar sus ganancias ese día, ya que son muchos los clientes que dan una vuelta por el mercado y deciden tomarse algo en los establecimientos de la zona.

Uno de los vendedores ambulantes de ropa, José Hernández, lleva acudiendo al mercadillo desde sus inicios y lo considera uno de los más tranquilos a la hora de la venta, aunque se acerca mucha cantidad de gente por la zona sobre todo a partir de las 12 de la mañana. “Los vecinos de Lugones son gente de confianza, a muchos de mis clientes les dejo que se lleven la ropa se la prueben y si me la tienen que devolver me la traen el viernes siguiente”, resaltó el vendedor. Hernández en la actualidad es vecino del barrio ovetense de La Corredoria, pero durante seis años residió en la calle José Tartiere, a escasos metros del lugar que ocupa su puesto en el mercado.

“En un primer momento estuve ubicado a la entrada del mercadillo próximo a la Avenida de Oviedo, después en los soportales y ahora más cerca de José Tartiere”, apuntó. Una de las quejas que tiene José es que aunque se realizó una rebaja del 33% en las licencias, no ve lógico que siendo el mismo concejo se tenga que pagar una licencia por cada mercadillo, “yo pago por ponerme los martes en Pola de Siero y lo mismos por ponerme en Lugones, algo que no ocurre en el resto de concejos”, destacó.

Tamara Lorenzo vecina de Llanera comentó que lleva desde siempre acudiendo al mercadillo de Lugones, suele comprar ropa o complementos, pero antes se da una vuelta por todos los puestos para ver lo que hay. Por su parte, Aida Suárez otra de las clientas comentó que a pesar de cumplir los 15 años el mercadillo no cuenta con suficiente fuerza a la hora de las ventas, “en esta momento hay mucha gente porque hoy es fiesta, sino no hay tanta gente, suele venir a echar un vistazo cuando tengo algún descanso”, destacó.

 Verónica Suárez y Esteban López son una pareja que los fines de semana los pasan en Lugones, pero nunca les había coincidido el poder acudir al mercadillo, “parece un mercadillo muy grande con gran cantidad de puestos. Es la primera vez que venimos porque estamos de descanso, pero solemos ir a los de Oviedo y Gijón”, aseguraron.

 Una de las comerciantes de excedentes de la huerta, Carmen Suárez, lleva acudiendo al mercado desde septiembre del pasado año, “los clientes en Lugones acuden a partir de las 12 de la mañana y más hoy al ser fiesta. Los días de lluvia y viento no suele venir nadie a comprar. Aunque yo vengo siempre a partir de las 9 para montar el puesto en los soportales”, relató.

La vendedora se quejó de la normativa que les prohíbe vender huevos, miel y mermelada de casa, “no me parece justo que a nosotros no se nos deje vender esos productos que también son excedentes”, criticó.

 A lo largo de estos años el mercadillo ha sido el lugar estratégico para las campañas electorales de todos los partidos, donde entregaban su publicidad; también ha servido para recoger alimentos en las operaciones kilo de la Asociación Cultural Lugones se Mueve, los niños del colegio público El Carbayu han vendido allí su periódico Les Bellotines e incluso se han recogido firmas por múltiples razones que afectaban a la localidad, entre ellas la negativa a la zona azul.