[X]

Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar su experiencia de usuario y ofrecerle los mejores servicios.
Si continua navegando, consideramos que acepta su uso. Puede cambiar la configuración u obtener más información en nuestra Política de Cookies.


Las familias de los menores de las escuelas de 0 a 3 de Siero denuncian que se ha suspendido el periodo de matrícula del curso que viene sin darles ninguna explicación

Publicado el 18/06/2020
El tapin Las familias de los menores de las escuelas de 0 a 3 de Siero denuncian que se ha suspendido el periodo de matrícula del curso que viene sin darles ninguna explicación

Unas 50 personas, entre familias y trabajadoras, se concentraron el jueves 18 de junio delante de la puerta de la Escuela Infantil de 0 a 3 la Manzana de Lugones, para denunciar que se ha suspendido el periodo de matrícula de los centros tanto del de Lugones como del de Pola de Siero, que se hubiera desarrollado del 15 al 28 de junio, para el curso 2020-2021. Esto afecta a 86 familias del concejo, 47 en Lugones y 39 en Pola de Siero.

Una de las madres de Lugones afectada por esta situación es Cristina Cuesta que aseguró que fue le mismo lunes 15 de junio cuando desde el centro se les remitió una circular, en la que se les anunciaba que se suspendía el periodo de inscripción sin conocer el motivo y sin saber hasta cuándo, sólo les dijeron que "hasta nueva orden".

Cuesta explicó que en su caso tienen un bebé de 17 meses, que en septiembre de 2019 se escolarizó en la escuela infantil de La Manzana de Lugones, donde para concederles dicha plaza se valoraron los niveles de ingresos, a través de las declaraciones de la renta, y el horario de trabajo incompatible con el cuidado del niño, a través de certificados de empresa que atestiguaran nuestros horarios y lugar de trabajo. “Estos requisitos son los que hacen ver que las Escuelas Infantiles, además de un nivel educativo, los niños no van a una guardería a dormir y jugar, sino que van a desarrollar sus habilidades y un aprendizaje adaptado a cada nivel, son un mecanismo de conciliación familiar. Es decir, si una familia quiere llevar a su hijo a "aprender" pero tiene tiempo disponible para atenderlo en casa, no tendrán puntuación suficiente para ser admitidos en la escuela o si tiene una renta más alta de los criterios de valoración. En mi caso es fundamental este servicio, porque mi marido y yo trabajamos y no contamos con los recursos suficientes como para llevarlo a una guardería privada, por eso se nos concedió la plaza” apuntó la madre.

Otra de las madres afectadas, en este caso por la Escuela Infantil de Pola de Siero es Laura Sánchez, que tuvo la oportunidad de reunirse ese mismo día con el alcalde de Siero, Ángel García, para pedirle una solución, “el alcalde lo único que nos ha dicho es que es competencia de la consejería de Educación y que en su día cuando llegó al Ayuntamiento el convenio que tendrían que firmar con ellos para recibir la subvención con la que financiarlos dos centros, los técnicos municipales consideraron que había puntos que revisar con los que no estaban de acuerdo y por eso no se firmó el convenio y se han paralizado las matrículas”, comentó.

Sánchez también aseguró que el alcalde le dijo que el Ayuntamiento de Siero lleva meses haciendo cargo de los gastos de las Escuelas Infantiles, sin contar con la ayuda del Principado y que tuvieron suerte de que no se cerrará en el mes de enero. “Nosotros pagamos los recibos al Ayuntamiento, tanto de la cuota de la escuela como del comedor, apuntamos a nuestros hijos desde el Ayuntamiento y entendemos que como administración más cercana tiene que buscar una solución para sus vecinos, aunque esto sea competencia del Principado deberá de buscar alguna alternativa que nos beneficie. También nos dijo que de aquí a septiembre se verá, pero no podemos esperar tanto, porque por la crisis sanitaria del COVID-19 las plazas se van a reducir en todos los centros y muchas familias no pueden pagarse una escuela privada”, explicó la madre.

Por su parte, las 13 trabajadoras de los dos centros denuncian la situación de incertidumbre en la que se encuentran, “no sabemos si en septiembre vamos a trabajar o no, porque nuestros contratos dependen de ese convenio, que se firma de manera anual entre las dos administraciones. Además, el personal de cada centro depende de los alumnos que se hayan matriculado en el centro”, explicaron. También denuncian que el lunes 22 de junio tienen que volver a su puesto de trabajo de manera presencial, pero sin niños, al finalizar el estado de alarma y no cuentan con un protocolo de seguridad, ni se les ha facilitado mascarillas, ni guantes, ni pantallas ni gel hidroalcohólico. “Es todo una incertidumbre, no sabemos que va a pasar con nosotras, que nos enteramos el mismo viernes 12 de junio de que se suspendía el periodo de matriculación”, afirmaron.