[X]

Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar su experiencia de usuario y ofrecerle los mejores servicios.
Si continua navegando, consideramos que acepta su uso. Puede cambiar la configuración u obtener más información en nuestra Política de Cookies.


Cárnicas Cueva tres generaciones ofreciendo productos de calidad a los sierenses

Publicado el 14/05/2020
El tapin Cárnicas Cueva tres generaciones ofreciendo productos de calidad a los sierensesJosé Fermín

Cárnicas Cueva tres generaciones ofreciendo productos de calidad a los sierenses

La empresa de Pola de Siero, Cárnicas Cueva, lleva desde 1921 ofreciendo sus servicios a los sierenses. El propietario, José Fermín Cueva Riestra, es la tercera generación que se ocupa del negocio, “la empresa nació a principios del siglo pasado, mi abuelo ya mataba cerdos, luego mi madre y mi padre retomaron e impulsaron la actividad, elaborando embutidos, porque mis abuelos sólo se dedicaban a matar cerdos, para después venderlos en el mercado en Pola de Siero y el resto de la semana se dedicaban a cuidar del ganado que tenían en la casería. Mis padres entraron un poco más enserio y mi madre elaboraba embutidos en la década de los 70, que vendía a tiendas”, explicó.

El propietario aseguró que, al vivir en una casa con negocio, siempre lo vio y trabajó en la actividad familiar, pero de manera profesional fue con 18 años, en la década de los años 80, “continúe con su línea de trabajo, con el tiempo se jubilaron y me dieron el relevo”, apuntó. José Fermín explicó que la gran novedad que introdujo fue el abrir la tienda en el centro de Pola de Siero hace 8 años, en la calle Conde Santa Bárbara, “decidimos abrirla cuando cesó la actividad en la Plaza de Abastos de Pola, porque siempre tuvimos allí un puesto para vender. Mi abuela ya vendía en el mercado, cuando no existía todavía la plaza, y colocaban en la calle San Antonio los puestos para vender, en los documentos registrados en el Ayuntamiento hay uno en el que le dan la autorización a mi abuelo en 1921 para que mate a la semana cinco cerdos y los venda en el mercado. Después en los años 30 cuando abrió la plaza cubierta pasaron a tener allí el puesto”, recordó.

El horario de la tienda es de lunes a sábado de 8,30 a 14.30 y los vienes también abren por las tardes de 17 a 20.30 horas. La fábrica de elaboración se encuentra en el Camino de la Piñera número 4, en Pola de Siero. “Mi padre fue el que hizo la primera nevera para conservar la carne, ya que antes no había, se mataban los cerdos el lunes y se vendían el martes en fresco y se vendía todo. Fue a partir de ese momento, cuando se empezó con el embutido, también se salaban jamones, después vinieron los chorizos y las morcillas entre los 60 y 70”, afirmó.

La empresa se dedica al sacrificio y despiece de la carne de cerdo, elaborando esa carne, aunque también cuentan con callos y algún producto más que venden en la tienda, pero su base principal es el cerdo. “Durante el invierno podemos matar hasta 50 cerdos, mientras que en el verano la cantidad baja a 30 o 35, pero también vendemos para la matanza a casas particulares. Hubo una época en la que mi padre tenía cerdos con dos explotaciones en Celles y en Suares, con 250 a 300 cerdos y cubría una parte de lo que se mataba, pero no toda, eso duró poco tiempo y hace año que no tenemos ninguna explotación”, recalcó. Cueva compra los cerdos vivos, los llevan a un matadero de Avilés y a la fábrica de Pola llega la canal, donde se despieza y se elabora. “Hago lote semanal mató los jueves y elaboro hasta el miércoles y todo vuelve a empezar el jueves”, explicó.

 El empresario aseguró que Pola ha ido cambiando con el paso de los años, para ellos el cambio más grande fue el cierre de la Plaza Cubierta, que era donde se hacía la vida y donde se vendía el 90% de los productos en un solo día, los martes. “Ahora la gente compra cuando lo necesita, no busca un día concreto para hacerlo. Pero la Pola sigue siendo un sitio con mucha caída de los pueblos del concejo y los concejos limítrofes. Fue una pena perder el mercado, porque era bueno para todos”, comentó.