[X]

Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar su experiencia de usuario y ofrecerle los mejores servicios.
Si continua navegando, consideramos que acepta su uso. Puede cambiar la configuración u obtener más información en nuestra Política de Cookies.


Los comerciantes de la Asociación Centro Comercial Abierto de Lugones lanzan la campaña de reapertura “Siempre sale el sol”

Publicado el 11/05/2020
El tapin Los comerciantes de la Asociación Centro Comercial Abierto de Lugones lanzan la campaña de reapertura “Siempre sale el sol”Sandra Rubio, en su tienda Chiquitos Puericultura

La Asociación Centro Comercial Abierto de Lugones lanza la campaña de reapertura de los establecimientos en la Fase 1 de la desescalada de la crisis sanitaria por el COVID-19, denominada “Siempre sale el sol”. Para ello la veintena de socios del colectivo cuentan en sus locales con la cartelería donde se explica claramente las medidas sanitarias que deben asumir los comerciantes y los clientes.

Las medidas generales son las siguientes:  no entrar si el aforo esta completo, esperar su turno, mantener la distancia de 2 metros y horarios de limpieza al medio día. Las medidas específicas de cada establecimiento son: horarios prioritarios para mayores de 65 años, reducción del aforo al 30%, permanezca el tiempo estrictamente necesario para que puedan realizar sus compras o recibir la prestación del servicio, se somete a limpieza y desinfección este local al menos dos veces al día. Tras cada limpieza los materiales empleados y los equipos de protección individual utilizados se desechan de forma segura, procediéndose posteriormente al lavado de manos o uso de geles hidroalcohólicos, disponen de papelera específica para depositar pañuelos y otro material desechable, a la entrada tiene a su disposición gel hidroalcohólicos con actividad virucida autorizados y registrados por el Ministerio de Sanidad y todas las prendas existentes en este local son higienizadas.

La presidenta del colectivo, Sandra Rubio de la tienda Chiquitos Puericultura, aseguró que se sentía más nerviosa que el primer día que abrió la tienda, “tenemos mucha incertidumbre y miedo de cómo van a responder los clientes, pero estamos ilusionados, contentos y alegres de poder abrir y ver a los clientes de nuevo. En mi caso, aunque las ventas van lentas estoy contenta porque he podido vender alguna cosa, ya que los niños van naciendo y creciendo. Muchos vecinos nos han asegurado que el pueblo estaba muy triste sin los comercios y la hostelería”, afirmó.