[X]

Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar su experiencia de usuario y ofrecerle los mejores servicios.
Si continua navegando, consideramos que acepta su uso. Puede cambiar la configuración u obtener más información en nuestra Política de Cookies.


María González García celebró su cumpleaños número 100 acompañada de sus familiares y los compañeros en la residencia de mayores Julia Nieto de Viella

Publicado el 15/02/2020
El tapin María González García celebró su cumpleaños número 100 acompañada de sus familiares y los compañeros en la residencia de mayores Julia Nieto de Viella

El sábado 15 de febrero la residencia de mayores Julia Nieto de Viella celebró el cumpleaños número 100 de una de sus residentes, María González García, en la celebración estuvieron presenten las cinco generaciones de su familia, además de los otros compañeros y sus familiares. A las 17 horas todos puntuales a la cita acudieron a cantarle el cumpleaños feliz, a degustar la merienda cena y la tarta.

María García nació el 14 de febrero de 1920 en la Rebollada en Tineo, fue la antepenúltima de nueve hermanos y siempre vivió en el pueblo dedicándose al cuidado de la casa, la ganadería y el campo. Se casó en 1940 con Emilio Antón, que falleció en el año 2005 con 93 años y tuvo cuatro hijos. Un año después de fallecer su marido se fue vivir a Lugones con una de sus hijas, donde estuvo desde 2007 hasta 2018, que la trasladaron a la residencia. Tiene 13 nietos, 17 biznietos y tres tataranietos.

La residencia Julia Nieto está de doble celebración, porque se cumplen 10 años desde que abrió en el Camín de la Canterona en Viella. La idea surgió de Roberto, padre de la dueña actual Susana Álvarez, y el nombre de la residencia es el de su abuela paterna porque la finca era de ella, “su casa está al lado de este edificio, pero aprovechamos la finca para construirla hace 10 años”, afirmó la propietaria.

Los que se intenta es que las personas mayores estén en la residencia como lo estaban en su casa y se adaptan a sus necesidades, celebran fiestas, cumpleaños y una vez al mes el párroco de Viella, Joaquín Manuel Serrano, acude de darles misa. Todos los días cuentan con una terapeuta y una fisioterapeuta.

La residencia cuenta con 25 plazas y actualmente están completas. “Intentamos ir renovándonos con los años, según las demandas y las propuestas de las familias y de los residentes”, apuntó. El horario de visita es de 10 a 20 horas todos los días, incluso los familiares pueden quedarse a comer con ellos. Con motivo de esta celebración los residentes, los familiares y los trabajadores de la residencia, quisieron entregar una placa conmemorativa a María del Carmen y Roberto, por impulsar la idea. En la celebración estuvo presente la concejala de Bienestar Social del Ayuntamiento de Siero, Natividad Álvarez, que hizo entrega de un obsequio a la centenaria.