[X]

Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar su experiencia de usuario y ofrecerle los mejores servicios.
Si continua navegando, consideramos que acepta su uso. Puede cambiar la configuración u obtener más información en nuestra Política de Cookies.


La Casa de Cultura de Pola de Siero acoge del 14 al 29 de febrero la exposición “El arte del dibujo”, un homenaje a Pepe Legazpi

Publicado el 12/02/2020
El tapin La Casa de Cultura de Pola de Siero acoge del 14 al 29 de febrero la exposición “El arte del dibujo”, un homenaje a Pepe Legazpi

La Casa de Cultura de Pola de Siero acoge la muestra “El arte del dibujo”, un homenaje a Pepe Legazpi, que se podrá visitar del 14 al 29 de febrero. La exposición que propone la Fundación Miguel Ángel Lombardía, dirigida por Margarita Alonso, es una ocasión única de revisar dibujos realizados por los artistas asturianos más destacados, pintores y escultores nacidos a lo largo de tres décadas y en la actualidad mayores de sesenta años. Permite repasar su trabajo en un medio de expresión tan específico y con unas características muy definidas. Aunque, en un principio, el arte del dibujo no era más que un medio que los artistas utilizaban para obtener una obra mayor –por lo general una pintura al fresco, un cuadro o una escultura–, a partir del Renacimiento fue adquiriendo cada vez mayor valor autónomo, hasta el punto de convertirse, dentro de las convenciones artísticas, en la técnica que traducía de manera más directa la visión del creador. Entendido como una línea de contorno que delimita una imagen que se distingue del fondo o superficie sobre la que está hecha, sin más manipulación ni engorro, el dibujo interesó a los artistas sobre todo por su inmediatez, como supuesta plasmación del impulso que, en el momento de la creación de la obra, sentía su autor. Era la traducción inmediata de esa “certa idea” mencionada por Rafael y que origina toda verdadera obra de arte, de la que la realización aplicada no sería más que un mero añadido contingente. Por eso no sorprende que, dentro de las actuales tendencias de creación epigonal en torno al concepto, el dibujo haya vuelto a adquirir un lugar destacado, que bien podría mostrarse en una exposición posterior.

Se han ceñido al trabajo de artistas veteranos con una amplia trayectoria detrás, muchos de los cuales han hecho del dibujo una parte fundamental de 10 su labor, de forma plenamente autónoma y en un sentido que podríamos considerar como clásico. Este era el caso de José Manuel Legazpi (Bres, Taramundi, 1943-Oviedo, 2019), extraordinario dibujante además de pintor y escultor, que no podía faltar en una exposición como esta. Su última voluntad se cumple con la inclusión de tres de los últimos trabajos que tuvo en sus manos, hechos de manera muy original, raspados con un cuchillo de su Taramundi natal sobre cartón entintado. En su homenaje y recuerdo está dedicada esta colectiva, que reúne la obra de otros veintiséis artistas que lo quisieron y admiraron. De cada uno de ellos se incluyen dos dibujos, con tan solo dos excepciones que presentan sólo uno. El soporte es por lo general el papel, de todo tipo de calidades y gramajes, aunque también hay cartón, cartón pluma e incluso PVC, fibrapán o poliéster. Se pedía también un formato de mediano tamaño, no superior a los 100 centímetros sin enmarcar, si bien en algunos casos se sobrepasan, pues ni en esto ni en nada pretendemos ser dogmáticos. Las técnicas utilizadas son también muy variadas: lápiz, lápiz conté, carboncillo, carbón, grafito, lápices de colores, sanguina, tinta o aguada, impresión digital, acrílico, óleo y plumilla, con todos los matices que ello implica. En cualquier caso todos los artistas aportan ejemplos notables de lo que convencionalmente entendemos como dibujos, es decir, formas delineadas sobre un fondo neutro con el que generan contraste, por lo general debido al uso del blanco y negro o un solo color. Hay esa misma diversidad en los temas empleados, desde la abstracción pura a viñetas humorísticas, pasando por raíces más conceptuales, paisajes y paisanajes, retratos, plumas, escenarios 11 metafísicos, animales y granjas. Se muestra tanto obra reciente como de décadas anteriores, por lo que el panorama que se ofrece es de lo más completo, con piezas de antología y no pocas aportaciones curiosas, siempre dentro de la línea reconocible de la producción artística de cada uno de ellos.