[X]

Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar su experiencia de usuario y ofrecerle los mejores servicios.
Si continua navegando, consideramos que acepta su uso. Puede cambiar la configuración u obtener más información en nuestra Política de Cookies.


Se acumulan las irregularidades en los túneles de Anes en Siero

Publicado el 20/01/2020
El tapin Se acumulan las irregularidades en los túneles de Anes en Siero

La Confederación Hidrográfica del Cantábrico nos ha comunicado que ha exigido a la Fundación Barredo que es titular de un centro experimental de San Pedro de Anes en Siero la legalización del abastecimiento de agua del manantial Panizu que usa de forma irregular desde hace años, sino se le incoara un nuevo expediente sancionador (ya se lo multo por estos hechos) y la ejecución subsidiaria de la reposición de la captación a su estado original.

Para dicha actividad la empresa pública consume agua del citado manantial, sin contar autorización para este uso a pesar de hacerlo desde hace décadas, por lo que fue sancionada por la denuncia de la Coordinadora Ecologista, ahora queda tramitar la legalización, lo que no hizo hasta la fecha.

Lo que si sabemos por los vecinos tuvieron que cambiar la captación originaria cuando empezó a funcionar el centro, lo que da idea del problema del agua era conocido por el Ayuntamiento de Sierro, que miro para otro lado. 

Desde el año 2005 funciona esta instalación pública de investigación, financiada con fondo minero y destinado al ensayo a escala real, de fuego en el interior de túneles, que acumula denuncias en los últimos años por carecer de cualquier medida para paliar la contaminación que genera en el proceso, por los humos contaminantes producidos por la quema de varios combustibles en el túnel (gasóleo, gasolinas, madera, pajas), por los vertidos sin depuradora alguna a la red, abastecerse de agua sin autorización. Lo que da idea de la precariedad ambiental de esta instalación pública que contaba con la complicidad del Ayuntamiento de Siero y del Principado que miraban para otro lado cada vez que la Coordinadora Ecoloxista y los vecinos denunciábamos.

No dejar de sorprender que en 14 años de funcionamiento ninguna administración se molestó en comprobar que estas instalaciones que costaron varios millones de fondos mineros, carecían de autorizaciones y medios anti contaminación para todo, que tenga que ser un pequeño grupo como es la Coordinadora Ecoloxista la que descubra las numerosas irregularidades que tiene y que los vecinos llevan sufriendo.

 El Principado que reconoce esta actividad como “molesta (ruido, vibraciones y emisiones de gas) y peligrosa (exposición a riesgo eléctrico, almacenamiento de líquidos combustibles e incendios provocados), curiosamente no la tiene recogida en su normativa, traspasando la responsabilidad ambiental al Ayuntamiento de Siero que dio la licencia y se la mantiene a pesar de las irregularidades.

Esperemos que la Fundación adapte sus instalaciones y reduzca su elevado impacto ambiental al entorno.