[X]

Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar su experiencia de usuario y ofrecerle los mejores servicios.
Si continua navegando, consideramos que acepta su uso. Puede cambiar la configuración u obtener más información en nuestra Política de Cookies.


Lugones se Mueve exige una reforma integral de la ordenanza que concede las subvenciones a las asociaciones

Publicado el 11/03/2016

“el problema lo sufrimos desde nuestra constitución hace tres años y consiste en que el baremo de puntos no tiene ningún sentido, esto no ocurría hace años”

“En ningún caso se tiene en cuenta la cuantía gastada para organizar el evento. Se premia en demasía la realización de más actividades que dos, para cumplir con todos los puntos habría que colaborar con el consistorio en cinco y realizar otras  cinco más por nuestra cuenta, cuando no hay ni dinero para financiar las que organizamos”

“Esto hace que nosotros mismos no nos podamos adaptar a ellas y no solicitemos un despacho. Es lo que tiene cuando se “juega” con dinero público y si hacen proyectos sin base alguna y sin consultar con los interesados, una chapuza más del Ayuntamiento de Siero”

 El colectivo Lugones se Mueve exige una reforma integral de la ordenanza que concede las subvenciones a las asociaciones, “el problema lo sufrimos desde nuestra constitución hace tres años y consiste en que el baremo de puntos no tiene ningún sentido, esto no ocurría hace años”, destacó el presidente Christian Álvarez.

El lugonense explicó que sólo son subvencionables dos actividades de todas las que se realizan, a cada una de ellas se le otorgan unos puntos en base a diferentes ítems, esos puntos tiene un valor, a más puntos, más dinero, calculando el máximo de puntos al que se puede optar es 39 y el mínimo para esta ocasión ha sido de 15. El colectivo que más puntos ha logrado son los Sidros de Valdesoto con 33,50 por lo que su subvención asciende a 1600 euros, los que tienen 15 puntos han conseguido 716 euros. Para saber cuánto valor tiene cada punto, se suman todos los proyectos que pasen de esos 15 puntos y se divide entre el dinero.

Álvarez comentó que hay algunos criterios que no tienen que ver con la actividad que se realiza y se puntúa como son: la colaboración con el ayuntamiento, cultura o PDM en sus actividades, cada actividad 1 punto (hasta 5), por el número de socios, por tener local, por la autofinanciación y por realizar más actividades 1 punto por cada una (hasta 5). Aquí se pueden conseguir ya 18 puntos. “En nuestro caso 1 punto por tener menos de 100 socios, no tenemos local, ya que no nos lo podemos permitir, sí que nos autofinanciamos, cada medio 0,5 puntos, no realizamos muchas actividades más ni colaboramos mucho por tiempo, así que de esos 10 puntos obtenemos sólo 2 o 3”, apuntó el presidente.

El resto de ítems tienen que ver con la actividad que se propone, siendo un festival el máximo de esta parte es de 21 puntos, la mitad de estos puntos son fáciles de obtener, luego ya se centran en la investigación, el arte, las ciencias, intercambios, cultura asturiana, alguno de ellos es complicado.

“En ningún caso se tiene en cuenta la cuantía gastada para organizar el evento. Se premia en demasía la realización de más actividades que dos, para cumplir con todos los puntos habría que colaborar con el consistorio en cinco y realizar otras  cinco más por nuestra cuenta, cuando no hay ni dinero para financiar las que organizamos”, criticó.   Además no encuentran ningún sentido el que se valore tener local propio, ya que no beneficia a la actividad y es un ahorro.

Álvarez aseguró que se dan más puntos, cuantas más ediciones se realizan, “tenía que ser al contrario ayudar al principio, cuestan mucho los comienzos. Hay casos alarmantes, ya que al contar esa primera parte sobre la asociación, hay veces que la misma actividad para unos es subvencionable para otros no, ejemplo, una asociación recibe 15 puntos (716 euros) por la realización de una carroza para el desfile de Valdesoto, otra asociación hace lo mismo y no se le subvenciona, no llega a 15 puntos” denunció.

El presidente explicó que al no tener en cuenta en ningún caso, lo que se gasta en el evento ocurre lo siguiente, Lugones se Mueve tendría la misma subvención organizando el festival en Lugones (montaje de carpa, baños, luz, seguridad, etc) que realizándola en la plaza cubierta de Pola, aunque la plaza tiene un alquiler, pero ellos pagan por ocupación de espacio público. “Tampoco se tiene en cuenta como gasto, las tasas de ocupación, en 2015 recibimos una subvención de 1500 euros y pagamos de cuotas casi un 50% (700 euros), ¿tiene sentido esto?”, destacó.

Las subvenciones aprobadas  son las del año 2015 y todavía deben aprobarse las de 2016, esto hace que el colectivo tenga que adelantar el dinero para los dos eventos que organiza, el Festival de la cerveza y el de la sidra, “ahora mismos hemos puesto de nuestro bolsillo 600 euros, que no sabemos cuándo vamos a recuperar”, comentó.

Las dos actividades que realizan tienen un presupuesto de alrededor de 20 mil euros, y sólo se subvenciona un 7% y casi un 50% se gasta en carpas, luz, baños, seguridad. El presidente comentó que lo único que puede salvar la situación para que se realicen los dos eventos este año es que el alcalde de Siero, Ángel García “Cepi”, se comprometió a pagar las subvenciones de 2016 en el primer trimestre, pero solicitan que se reformen las base por completo antes de entregarles la ayuda.

En cuanto al Hotel de Asociaciones consideran que antes de ponerse en funcionamiento ya se queda pequeño y con un difícil uso. “Debería estar integradas en un centro cultural, no otro edificio más separado con conserje. Cuenta a día de hoy con 9 despachos, serían 11 pero dos están ocupados, y dos salas para reuniones, esto es poco para las necesidades que tenemos las asociaciones, debido a que es poco espacio, y habrá más peticiones que despachos, se han tenido que elaborar una normas, complicadas de cumplir”, aseguró.

Las normas de uso del hotel son: se debe utilizar al menos una hora semanal, sólo se puede acceder en horario de tarde y día laborable y no hay espacio para ensayar o realizar algún tipo de actividad fuera de lo que es una reunión. “Esto hace que nosotros mismos no nos podamos adaptar a ellas y no solicitemos un despacho. Es lo que tiene cuando se “juega” con dinero público y si hacen proyectos sin base alguna y sin consultar con los interesados, una chapuza más del Ayuntamiento de Siero”, concluyó.