[X]

Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar su experiencia de usuario y ofrecerle los mejores servicios.
Si continua navegando, consideramos que acepta su uso. Puede cambiar la configuración u obtener más información en nuestra Política de Cookies.


Cristobal Lapuerta: Desde el PP, se defendió siempre la prudencia en la solución de esta desagradable situación, con la Policía Local

Publicado el 14/01/2020
El tapin Cristobal  Lapuerta: Desde el PP, se defendió siempre la prudencia en la solución de esta desagradable situación, con la Policía Local

Cuando hace ya más de un mes estalló la polémica sobre unas presuntas irregularidades en los horarios de la Policía Local de Siero, este portavoz se reunió con los representantes de ambos sindicatos, acompañados en este caso de otros policías. 

 Las plantillas de estos horarios, fueron el desencadenante del conflicto, pues se planteaba la posibilidad de que pudiesen ser manipulados. La otra pata de este conflicto es el número de horas extras realizadas, que en una primera lectura indicaría la necesidad de incrementar el número de policías.

 Desde entonces hasta hoy, el cruce de acusaciones entre el equipo de gobierno y policía local, ha sido constante, con denuncias de por medio.

 Desde el PP, se defendió siempre la prudencia en la solución de esta desagradable situación, prudencia que no significa sumisión, a ninguna de las partes, todo, para evitar, que la imagen de la Policía Local como institución resultase dañada ante los ojos de nuestros ciudadanos. 

 De ahí nuestro silencio en prensa. Sin embargo, la postura nuestra no ha cambiado lo más mínimo, existe la necesidad de conocer la verdadera dimensión del problema. 

  • Si hubo o no irregularidades en los horarios, pues hay por el medio el pago de unas horas extras realizadas por los policías. 
  • Si es preciso o no incrementar la plantilla, para lo cual, es necesaria una situación de normalidad, con la elección de un nuevo jefe de policía, la realización de nuevos horarios, y dejar transcurrir un tiempo que permita valorar de forma racional las necesidades o no, de aumento del número de policías. 

Y sobre todo, rebajar el tono de declaraciones por ambas partes, más aún en aquellas que puedan suponer pérdida de derechos laborales de los trabajadores, porque el enfrentamiento con una sección de los trabajadores de la empresa que es el ayuntamiento, no puede suponer la rebaja de las percepciones por baja laboral de toda la plantilla. 

 Espero que las negociaciones previstas puedan encauzar el problema, las cuales deberían tratar también aspectos muy importantes y necesarios como la mejora de las instalaciones físicas de los locales, la formación continua y el establecimiento de una carrera profesional, aspectos que permitirán una mayor ilusión e implicación con nuestro concejo y evitarían el traslado de personal a otros lugares.