[X]

Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar su experiencia de usuario y ofrecerle los mejores servicios.
Si continua navegando, consideramos que acepta su uso. Puede cambiar la configuración u obtener más información en nuestra Política de Cookies.


La Casa de Cultura de Lugones acoge desde el lunes 13 de enero la exposición "Los mundos de Emilio Benallas"

Publicado el 11/01/2020
El tapin La Casa de Cultura de Lugones acoge desde el lunes 13 de enero la exposición "Los mundos de Emilio Benallas"

El artista plástico Emilio Benallas protagoniza una exposición en la Casa de Cultura de Lugones. La muestra, que lleva por título "Los mundos de Emilio Benallas" podrá visitarte del 13 al 27 de enero, de lunes a viernes, de 17 a 20horas.

Benallas presentará una quincena de pinturas en las que ha utilizado diversas técnicas pictóricas, plasmadas en diferentes formatos. La seña de identidad de esta exposición es la libertad del acto creativo, sin corsés ni ataduras. Emilio disfruta con el dibujo de base, usa el color, busca la luz y experimenta con cualquier soporte o pigmento que caiga en sus manos.

En la muestra podrán contemplarse desde obras expresionistas a abstracciones de paisajes, pasando por pinturas impresionistas y una obra en gran formato que reproduce el puente romano de Cangas de Onís.

Coincidiendo con la inauguración y clausura de la exposición, Emilio sorteará dos de los cuadros expuestos. Los sorteos tendrán lugar, por tanto, los días 13 y 27 de enero, a las 19 horas. Podrán participar todos los visitantes a la muestra que así lo deseen, simplemente rellenando un boleto con su nombre y su teléfono. Y es el que sorteo de sus obras es una de las señas de identidad de su trayectoria artística, en su obsesión por hacer accesible el arte y acercarlo a todas las personas, independientemente de su condición social.

Emilio Expósito Venallas (Oviedo, 1969), está afincado en Lugones desde 2019. Desde muy joven demostró talento artístico y quiso estudiar Bellas Artes, pero la ausencia de recursos le privó de poder dedicarse a su pasión.

Tras una dura trayectoria vital marcada por la ausencia de oportunidades, se inició en el arte en la prisión de Alhaurín (Málaga). Casi como una necesidad, empezó a hacer retratos a carboncillo a sus compañeros de presidio, lo que le permitía obtener unos ingresos muy necesarios.

Tras salir de la cárcel volcó su actividad hacia la pintura callejera. Primero en Málaga y posteriormente en Oviedo. Precisamente en la capital asturiana se labró un nombre como artista callejero, tanto por el sorteo de sus obras como por el cuadro que le regaló a la Reina Letizia en el verano de 2019.

Esta será su primera exposición en una sala, con la que pretende consolidar su integración social en Lugones y darse a conocer entre sus vecinos.