[X]

Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar su experiencia de usuario y ofrecerle los mejores servicios.
Si continua navegando, consideramos que acepta su uso. Puede cambiar la configuración u obtener más información en nuestra Política de Cookies.


El párroco y pregonero de las fiestas de El Berrón realizó un recorrido por la historia de la celebración

Publicado el 13/07/2019
El tapin El párroco y pregonero de las fiestas de El Berrón realizó un recorrido por la historia de la celebración

El viernes 12 de julio arrancaron las fiestas de San Martín de la Carrera con el chupinazo y el pregón en el salón de acto del Hogar de Jubilados del Berrón. El pregón corrió a cargo del párroco, Alejandro Díaz Noval, que nació en 1964 el 6 de enero en el hogar familiar de El Berrón, ubicado en la carretera del cementerio, próxima a la iglesia parroquial. Era el pequeño de dos hermanos. Realizó sus estudios básicos en las escuelas del Berrón, después en Noreña y completó su formación en Pola de Siero, después pasó al Seminario de Oviedo y tras una amplia experiencia por varias parroquias de la zona centro de Asturias, en la actualidad se encarga de las parroquias de El Berrón, Tiñana, Hevía y Santa Marina.

El pregonero comentó que en El Berrón fue donde descubrió su vocación como cura, “me gusta El Berrón dar un paseo por la ruta antes llamada de los jubilados y que ahora tenemos que hacer todos los jubilados y los que no lo estamos, recordando todas las anécdotas que aquí hemos vivido cuando éramos chavales, igual exagerando un poco algunas cosas que se agrandan en la memoria con el paso del tiempo”, apuntó.

Díaz aseguró sentirse muy orgulloso de seguir aferrado a un pueblo que cuando nació era pequeño. “En estos pueblos pequeños que se hicieron enormes en poco tiempo. Mi pregón lo voy a titular “Recuerdos” desde cuando bajaba con mis padres a que me pusieran en los caballitos, comer les típiques avellanes tostaes y sacar algo en la tómbola o en la Ratita presumida pasando luego al tiro, hasta la fecha actual pasaron unos cuantos años. Recuerdo que el domingo era sagrado, gaita y tambor hasta la iglesia, a misa y a la procesión y después la sesión cocacola o mirinda, que luego pasó a ser la sesión vermú o sidres, partido de solteros contra casaos, bajar al prau, unos churros y pa casa a cenalos, más tarde ya podíamos ir a la verbena, pero eso cuando eras un poco más mayor”.

El pregonero también recordó que el lunes era el día de los niños con la carrera de sacos, la tarta de merengue y la moneda, tiro de cuerda, juegos con globos y luego al oscurecer a merendar-cenar todos juntos en familia al prado. “Recuerdo las actuaciones en la carpa hinchable de Jordi Dann, donde nos asábamos como pollos y donde todos o la mayoría sentados, hasta que salien les bailarines. Recuerdo con cariño las carreras de motocross al lado de la fabrica de alambre, ahora Toldos Barry y el sábado de tarde tener que bajar en catiusques al prau de la fiesta lo que llovía”, aseguró. El párroco recordó cada detalle de las fiestas de su niñez.

Después le tocó el turno de intervenir al presidente de la Sociedad de Festejos, Javier Menéndez, y deseó a todos los vecinos, allegados y visitantes que disfrutaran de las fiestas con alegría, en familia y en concordia.

Las autoridades municipales fueron los encargados de imponer la banda a la Reina de las Fiestas 2019, Elsa Fernández, la Reina Infantil, Nayara Vázquez, y las dos Damas, Nerea Álvarez y Nerea Fernández. También se homenajeó y entregó una placa al equipo juvenil del CF Berrón que se proclamó Campeón de la Costa del Sol Internacional Cup de Málaga.